Renuncia embajador de Colombia en Rusia

El embajador de Colombia en Rusia, Rafael Amador, renunció a su cargo para, según dijo, no causarle daño ni al gobierno de Juan Manuel Santos ni a la cancillería en medio de un escándalo de denuncias anónimas sobre presuntos abusos sexuales a menores por parte del funcionario.

La oficina de prensa de la cancillería dijo que oficialmente aún no tiene la carta de dimisión de Amador, que presentó sus cartas credenciales en Moscú en diciembre de 2011.

"Me voy. He renunciado voluntariamente... políticamente renuncio para no causarle daño ni al presidente ni a la canciller (María Angela Holguín), que les agradezco muchísimo esta oportunidad", dijo Amador desde Moscú en una entrevista con la radio colombiana La FM.

La ministra Holguín cumple esta semana una serie de reuniones en Madrid y su regreso está previsto para el jueves.

"Ha habido una serie de informaciones absurdas, mentirosas, que hacen señalamientos de mi conducta personal respecto a abusos de carácter sexual. Sobre ese tema yo no puedo aceptar absolutamente nada", añadió Amador, un abogado y economista que fue senador por el Partido Liberal.

El funcionario negó a la emisora haber tenido relaciones sexuales con menores en algún momento de su vida y declinó comentar si era homosexual al asegurar que eran temas de su fuero íntimo. Agregó que regresaría en breve a Colombia para defender su nombre ante denuncias anónimas que aparecieron en los últimos días en distintos medios locales sobre presuntos menores de edad colombianos de los que habría abusado. No se han dado detalles de esas denuncias ni cuándo habrían ocurrido los supuestos abusos.

"Yo no voy a soportar esta presión... lo que quieren es la renuncia... son enemigos", añadió Amador.

Llamadas hechas por la AP a la embajada colombiana en Moscú no fueron atendidas de inmediato.

El caso de Amador es el segundo en esta semana en que un funcionario público colombiano señalado por presunto abuso sexual.

El lunes, el representante a la Cámara Jaime Alonso Vásquez, quien fue sacerdote y está suspendido desde 2010 debido a su participación en política, negó señalamientos de haber abusado sexualmente en los años 90 de un menor de edad cuando ejercía el sacerdocio en una zona del sur colombiano.