Draghi espera lenta recuperación

El director del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo el miércoles que la economía de la eurozona sigue siendo frágil y el banco está dispuesto a usar "todos los instrumentos a su alcance" para mantener bajas las tasas de interés y evitar que su aumento pueda dañar la débil recuperación.

Agregó que el banco "no excluirá alternativa alguna", incluyendo una tercera ronda de créditos a largo plazo y bajo interés. Esos créditos fomentarían el crédito en la economía, ayudando al crecimiento.

"Consideramos débil y desigual esta recuperación", indicó Draghi en una conferencia de prensa.

El euro subió tras los comentarios, cotizando con un alza del 0,6% a 1,36 dólares, casi al tope de la cotización más alta en lo que va de año.

"Estamos dispuestos a utilizar todos los instrumentos disponibles, incluyendo otra ronda" de intereses a largo plazo, indicó Draghi. El BCE realizó dos operaciones de ese tipo en el 2011 y 2012, prestando casi un billón de euros a los bancos en créditos a tres años. Ello ayudó a consolidar el sistema bancario en los peores momentos de la crisis de la deuda europea.

Además de sugerir que el BCE podría ofrecer otra ronda de créditos baratos, Draghi mencionó la posibilidad de una nueva reducción de los intereses de ser necesario. Repitió la posición del banco que las tasas clave de la entidad permanecerán en sus niveles actuales "por un prolongado periodo" hasta que mejore la economía.

Draghi consideró, por otra parte, que el cierre de operaciones del gobierno estadounidense podría poner en riesgo de la economía del país y la global en caso de prolongarse.

Según Draghi, indicios recientes "confirman esperadas mejoras económicas graduales de bajos niveles".

Agregó que la economía "se recuperará lentamente".

Draghi hizo declaraciones después que el banco dejó inalterada su tasa básica de interés en el 0,5%. La eurozona creció un 0,3% en el segundo trimestre, tras seis trimestres consecutivos de recesión.

Agregó que el banco central está dispuesto a "utilizar todos los instrumentos" para evitar que aumenten las tasas de los fondos en depósito, ya que de aumentar podrían perjudicar la recuperación.

Con respecto al cierre estadounidense, Draghi dijo que "es un riesgo si se prolonga (pero) la impresión es que no sucederá".

Preguntado si pensaba que Washington podría caer en incumplimiento de sus obligaciones de deuda en las próximas semanas, respondió simplemente "no".

Horas antes, funcionarios del gobierno francés también habían expresado temores sobre el impacto del cierre en la frágil recuperación europea.