Fisco argentino denuncia árbitros por evasión y lavado

La agencia federal de ingresos públicos (AFIP) denunció el lunes a un árbitro por evasión fiscal y lavado de dinero y a otros dos por inconsistencias fiscales.

El fisco argentino también advirtió a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y a los clubes que deben regularizar la deuda que mantienen con ese organismo, caso contrario procederá a trabar embargos sobre pagos de auspiciantes y sobre ingresos por transferencias de jugadores.

Los árbitros apuntados por la AFIP son Pablo Lunati, Diego Ceballos y el asistente Javier Uziga. Los dos últimos son internacionales.

El fisco denunció a Lunati ante un juzgado criminal y correccional por los delitos de evasión impositiva y lavado de dinero. Según AFIP, el árbitro no declaró una sociedad a su nombre en Miami llamada "Todo Pasa", una frase que hizo célebre el fallecido presidente de AFA, Julio Grondona.

El árbitro negó esta imputación en declaraciones periodísticas.

Ceballos y Uziga, por su parte, son investigados por inconsistencias fiscales, aunque en estos casos la AFIP todavía no dio intervención a la justicia.

Las autoridades fiscales notificaron formalmente sobre los tres árbitros a la AFA el lunes en una reunión con su presidente Luis Segura, quien confirmó a periodistas que la entidad analizará la situación para resolver si suspenden a los colegiados cuestionados.

Durante el mismo encuentro, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, advirtió a los dirigentes del fútbol argentino que no se percibe que cumplan con las obligaciones fiscales y mencionó como ejemplo a los árbitros "que no pueden justificar su patrimonio", la existencia de paraísos fiscales utilizados para la triangulación en las transferencias de jugadores y la intervención de "hombres de negocios" anónimos diagraman maniobras de evasión y lavado de dinero.

La AFIP también reclamó a la AFA por una deuda fiscal de vieja data que mantienen los clubes y que no han cancelado pese sucesivos planes de moratoria.

"En caso de no regularizar dicha deuda, nos vemos obligados a comunicar la existencia de la misma a los distintos sponsors y trabar embargos sobre los pagos que ellos efectúan, así como también a solicitar las medidas cautelares correspondientes sobre la percepción de los importes que puedan recibir ante eventuales transferencias de jugadores al exterior", advirtió la AFIP.

El monto no trascendió, pero se sabe que la AFIP es uno de los principales acreedores en los balances de los clubes de primera división.