Un líder curdo en prisión pide al PKK que deje las armas

El encarcelado líder curdo Abudla Ocalan pidió a sus seguidores que entreguen las armas, dentro de un proceso de paz para poner fin a 30 años de sangrienta insurgencia, indicó el sábado el principal partido curdo de Turquía.

El legislador pro curdo Sirri Sureyya Onder dijo el sábado que Ocalan pidió a su Partido de los Trabajadores del Curdistán, o PKK, que celebre un congreso extraordinario en primavera para tomar la "decisión histórica" de abandonar la lucha armada.

No hubo respuesta en un primer momento de los comandantes del PKK, que tiene su base en el norte de Irak, pero el grupo suele seguir las órdenes de Ocalan.

El líder curdo cumple una cadena perpetua en una isla al sur de Estambul desde 1999, pero sigue teniendo influencia sobre sus combatientes.

Turquía comenzó a negociar con Ocalan en 2012 para poner fin a un conflicto en el que han muerto miles de personas desde 1984.

Ocalan declaró un alto el fuego en 2013 y ordenó al PKK que retirase a sus combatientes de bases en el norte de Irak. El alto el fuego sigue en vigor, pero el PKK detuvo su retirada unos meses después, indicando que Turquía no había dado pasos similares.

"El diálogo que, en ocasiones tropieza con interrupciones y rupturas, ha alcanzado (...) una fase seria", dijo Onder, uno de los políticos curdos que recibió autorización para visitar a Ocalan en la isla prisión para comentar las negociaciones de paz.

"Esta petición (de un congreso) es una declaración de intenciones para que la política democrática sustituya a la lucha armada", dijo Ocalan, en declaraciones citadas por Onder.

El legislador informó de los avances tras una reunión con el vice primer ministro ruco Yalcin Akdogan, que también describió la petición de Ocalan como un gran paso. "Consideramos importante esta declaración hacia la aceleración de esfuerzos para dejar las armas", afirmó.