Bulls, sumamente diezmados, derrotan a Wolves

Derrick Rose se sometió el viernes a otra cirugía de rodilla. El español Pau Gasol estaba marginado por una enfermedad y Taj Gibson se torció el tobillo izquierdo en el primer periodo.

Pero los Bulls recurrieron a su astro emergente para rescatar la victoria. Jimmy Butler ofreció otra gran noche y Chicago doblegó 96-89 a los Timberwolves de Minnesota.

Butler totalizó 28 puntos y 12 rebotes para que Chicago consiguiera su séptimo triunfo en los últimos nueve compromisos. Mike Dunleavy aportó cinco triples para totalizar 21 puntos, mientras que Joakim Noah acumuló 11 tantos, 12 rebotes y ocho asistencias.

"Todo esto es duro, pero tenemos suficientes jugadores y armas en nuestro banquillo. Los chicos pueden acoplarse y jugar posiciones distintas", destacó Butler.

Chicago perdía por 85-84 antes de que Kirk Hinrich se colara y encestara en bandeja con 4:29 minutos por jugarse. Tony Snell envió después un pase magistral a Dunleavy, quien anotó un triple que dejó el marcador en 89-85.

Butler añadió un tiro crucial para que Chicago mejorara a una foja de 10-1 en sus últimos 11 enfrentamientos contra Minnesota.

"Sin importar quién juegue, hay que hacer el trabajo", indicó el entrenador Tom Thibodeau.

Kevin Martin anotó 18 puntos por los Wolves, que han perdido cuatro de seis encuentros. Ricky Rubio sumó 15 unidades y 10 asistencias, mientras que Andrew Wiggins finalizó con 14 puntos.

Horas antes, el gerente general de los Bulls, Gar Forman, informó que Rose se perderá sólo de cuatro a seis semanas de acción, tras someterse el viernes a una cirugía por una ruptura del menisco medial.

También el viernes, los Knicks tuvieron que laborar más de la cuenta. Pero salieron de la mala racha.

Shane Larkin realizó una jugada de tres puntos en el último minuto de la segunda prórroga, para que Nueva York dejara atrás una seguidilla de ocho derrotas, al imponerse el viernes 121-115 a los Pistons de Detroit.

Larkin dio la delantera por cuatro unidades a los Knicks cuando restaban 28 segundos. Nueva York preservó la diferencia para ganar un partido que parecía controlado por Detroit después de dos cuartos.

Los Pistons ganaban por 18 tantos en el segundo cuarto y por 12 al intermedio, pero dejaron que se escapara lo que parecía un duelo sencillo contra el equipo con la peor foja de la NBA.

Detroit dilapidó una ventaja de cinco unidades en el último minuto del tiempo regular, lo cual permitió que los Knicks igualaran a 95 merced a un triple de Langston Galloway, cuando restaban 6,3 minutos.

"Como cuerpo técnico, nos alegra esto por nuestros jugadores, más que nada", dijo el técnico de los Knicks, Derek Fisher. "Necesitaban una retroalimentación positiva por todo el esfuerzo que hacen".

En otros partidos, los Pacers de Indiana derrotaron 93-86 a los Cavaliers de Cleveland, que no contaron con LeBron James debido a una dolencia lumbar; los Pelicans de Nueva Orleáns superaron 104-102 al Heat de Miami para llegar a cuatro triunfos consecutivos; los Hawks de Atlanta vencieron 95-88 al Magic de Orlando, con 17 unidades del dominicano Al Horford, y los Spurs de San Antonio se impusieron 107-96 a los Kings de Sacramento para dejar atrás una racha de cuatro derrotas consecutivas.

Además, los Warriors de Golden State apabullaron 113-89 a los Raptors de Toronto; los Celtics de Boston derrotaron 106-98 a los Hornets de Charlotte; los Clippers de Los Ángeles arrollaron 97-79 a los Grizzlies de Memphis; los Rockets de Houston se impusieron 102-98 a los Nets de Brooklyn; el Jazz de Utah apaleó 104-82 a los Nuggets de Denver, y los 76ers de Filadelfia superaron 89-81 a los Wizards de Washington.

Más tarde, los Lakers de Los Ángeles se impusieron 101-93 a los Bucks de Milwaukee y los Trail Blazers de Portland ganaron 115-112 al Thunder de Oklahoma City, pese al tercer triple doble consecutivo que firmó Russell Westbrook.