Grecia descarta pedir tercer rescate financiero

El nuevo gobierno radical de izquierda de Grecia no tiene intención de buscar un nuevo acuerdo de rescate financiero con los acreedores internacionales y en los próximos meses intentará lograr condiciones más favorables a sus actuales compromisos, afirmó el viernes el primer ministro, cuyo país afronta diversas dificultades económicas.

Alexis Tsipras emitió sus declaraciones horas después de que legisladores de Alemania --crucial aportadora de recursos para los préstamos de rescate-- aprobaran abrumadoramente la prórroga de cuatro meses al acuerdo actual con Grecia.

"Los acuerdos de rescate financiero han terminado, tanto en forma como en esencia", declaró Tsipras ante una reunión del gabinete. "Algunos sectores apuestan a un tercer rescate en junio... pero los desilusionaremos".

El partido Syriza de izquierda radical, al que pertenece Tsipras, que gobierna en coalición con la pequeña fuerza política Griegos Independientes, de derecha, fue elegido hace un mes debido a su oferta altamente ambiciosa de cancelar las medidas de austeridad que han acompañado los préstamos de rescate para Grecia por 240.000 millones de euros (270.000 millones de dólares).

Sin embargo, a pesar de los intentos reiterados y poco convencionales de Grecia para convencer a otras naciones acreedoras europeas, el país se vio obligado a renunciar a compromisos electorales iniciales como lograr una nueva reducción considerable a la asfixiante deuda del país.

La semana pasada, miembros de la zona euro de 19 naciones dieron el visto bueno a una ampliación de cuatro meses al acuerdo de créditos para Grecia en tanto que el país ofreció a cambio un compromiso efectivo con reformas presupuestarias.

Tsipras dijo que en su primera acción legislativa presentará el lunes una iniciativa para enfrentar lo que Syriza describe como la "crisis humanitaria", es decir la gran pobreza derivada de la caída de los ingresos y el desempleo escandalosamente alto a causa de las medidas de austeridad exigidas por los acreedores.

"Este es nuestro deber principal frente a una sociedad sometida a una prueba severa durante cinco años", agregó. "La medida legislativa contendrá acciones específicas como proveer electricidad y alimentos gratuitos a miles de familias que lo necesiten, para que Grecia vuelva a ser un país civilizado... Para que ningún niño tenga frío, desmayos por hambre o vaya con hambre a la escuela".