Aramis Ramírez dice que "probablemente" es su último año

Nunca es fácil para un pelotero dejar a su familia seis semanas para los entrenamientos de pretemporada, sin importar qué tan agradable sea el clima en Arizona.

Sin embargo, este año fue más difícil que los demás para el antesalista dominicano de los Cerveceros de Milwaukee, Aramis Ramírez. Y el viernes, dijo que no ya no lo hará.

"Cuando salí de casa este año... no creo que pueda volver a hacerlo", comentó el viernes. "Le prometí a mi hija que esta era la última vez que la dejaba".

Ramírez decidió volver para su 18va campaña en Grandes Ligas y muy posiblemente la última, el 3 de noviembre, cuando aceptó su parte de una opción mutua de renovación contractual por 14 millones de dólares, en lugar de probar el mercado de la agencia libre.

"No quería un contrato por varios años", señaló Ramírez. "No quería eso. Estoy cómodo (en Milwaukee). Jugaré este año y posiblemente sea el último".

"Es un asunto familiar. Tengo tres hijos, he jugado mucho tiempo y he estado ausente mucho tiempo. A veces es hora de hacer otras cosas", comentó.

Ramírez cumple 37 años en junio. Luego de lidiar con lesiones en las piernas las últimas dos temporadas, sabe que tendrá que descansar más de lo acostumbrado para que los Cerveceros le expriman el mejor rendimiento a lo largo de una campaña de 162 partidos.

Jugar de 140 a 145 encuentros sería una situación ideal, pero Ramírez admite que será un ajuste complicado.

"Quieres jugar todos los días", señaló. El manager Ron Roenicke "sabe que no me gusta estar en la banca, pero tendré que hacerlo. Tengo 36 años. Tendré 37 en el verano. Las cosas no se hacen más sencillas".

"Descansaré ocasionalmente. Estoy contento con eso. Lo hemos hablado. Es bueno dialogando", dijo sobre su piloto.

Ramírez apenas jugó 92 partidos en 2013 y 133 hace un año debido a que un par de lesiones limitaron su producción ofensiva y sus habilidades defensivas. Y pese a ello, llega a la temporada con excelentes números en su trayectoria.

Es sexto entre los antesalistas de todos los tiempos con 369 jonrones y llega a esta campaña con un promedio de 285, 464 dobles y más de 2.000 hits.

Ramírez bateó exactamente .285 la campaña anterior, con 15 cuadrangulares y 66 carreras remolcadas.

"Definitivamente es uno de los mejores", dijo Roenicke. "Si juega dos o tres años más, puede llegar al Salón de la Fama".