Vaticano condena filtración de documentos sobre reforma

El portavoz del Vaticano condenó la filtración de documentos que detallan diferencias internas en la Santa Sede y los gastos del nuevo jefe financiero del papa Francisco.

El semanario italiano L'Expresso publicó un artículo el viernes donde detalla la oposición a la reforma financiera del cardenal George Pell y revela que su secretariado de economía se había gastado medio millón de euros en los últimos seis meses. Algunos de los gastos parecían legítimos para una nueva oficina, pero uno de ellos fue una cuenta de 2.508 euros (unos 2.800 dólares) del elegante sastre Gamarelli.

El vocero del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, dijo que las filtraciones son ilegales y deben ser condenadas. Dijo que era normal que hubiera diferencias de opiniones en complicados asuntos económicos y legales. Y criticó como "indignos y mezquinos" los ataques contra Pell, cuya gestión, dijo, avanzaba eficientemente.

El papa Francisco encomendó el año pasado a Pell poner en orden las finanzas del Vaticano después de años de mala administración, despilfarro y escándalos. El pontífice le otorgó plenos poderes y el prelado australiano recibió amplio apoyo de los cardenales fuera de Roma.

Pero han surgido algunos interrogantes sobre el alcance de su poder y se ha intensificado la resistencia dentro de la burocracia del Vaticano, especialmente después que Pell se jactó de haber "descubierto" cientos de millones de euros en cuentas fuera de los balances del Vaticano. Pero de hecho esas sumas eran bien conocidas y se habían dejado de lado como reserva para financiar cualquier déficit.

Las revelaciones hechas a L'Espresso se propusieron claramente desacreditar a Pell y evocan las revelaciones que hizo el mayordomo papal a la prensa italiana para desacreditar al segundo en la jerarquía de la Santa Sede.

Los documentos también ponen de manifiesto las intrigas políticas que afectan la burocracia de la Curia, problemas que motivaron la elección de Francisco como papa con un mandato reformista.