Obama en campaña con tema migratorio; busca cimentar legado

Aunque sabe que no podrá aspirar a un nuevo período presidencial, Barack Obama hace campaña política a su manera. Consciente de la importancia del electorado hispano, llegó al sur de la Florida para cimentar su legado y ratificar su mensaje de que sigue empecinado en ayudar a la comunidad de inmigrantes pese a la resistencia de la oposición republicana.

Pero el viaje de Obama para asistir el miércoles a un foro repleto de hispanos sin permiso de residencia en el país dejó en claro también que la inmigración será un tema obligatorio para las elecciones presidenciales de 2016 y que el mandatario ya trabaja para que el poder quede en manos de un candidato demócrata aún por definir.

"Está en campaña para cimentar el legado de él, cumplir con la promesa que hizo al electorado latino cuando fue candidato a la presidencia en el 2008, y tratar de tomar una acción sobre el tema de la inmigración", expresó Fernand Amandi, analista político de la consultora Bendixen and Amandi International. "Ahora está reforzando su compromiso porque dejó muy claro que de ninguna manera va a permitir que los republicanos deshagan su acción ejecutiva".

Para Roberto Izurrieta, director de proyectos de América Latina y campañas políticas de la Universidad George Washington, se está "entrando en una etapa donde el tema de migración entra al debate político y no a la búsqueda de soluciones".

"Lo que hace Obama es crear un debate político y deja a los republicanos como responsables de la situación actual", señaló.

En su presentación la víspera en la Universidad Internacional de la Florida, el presidente exhortó a los inmigrantes cuya situación ha quedado en el limbo por disputas jurídicas a prepararse para solicitar el amparo en el futuro, al tiempo que expresó confianza en que sus directrices que protegen a millones de la deportación no serán descartadas en los tribunales.

Pidió también a los latinos que voten en los próximos comicios, y que al decidir su sufragio pregunten qué harán los candidatos a la presidencia con las deportaciones.

"El presidente definitivamente va a ser activo en la campaña de cualquier candidato que aspire por el lado demócrata. Definitivamente va a ser una ficha importante en esa campaña por su poder de convocatoria, por su popularidad dentro del partido y por el poder que tiene para recaudar fondos", dijo Freddy Balsera, uno de los arquitectos de la campaña hispana de Obama del 2008.

El candidato Obama prometió en 2008 una reforma migratoria integral para allanarle el camino a un estatus legal de residencia a los cerca de 12 millones de personas que viven en el país sin autorización.

El Congreso se negó hasta ahora a aprobar una ley, a pesar de que el Senado sacó adelante un proyecto de reforma. Y ante la persistente resistencia de los legisladores republicanos de abordar el tema, Obama anunció en noviembre una serie de medidas ejecutivas que buscan aliviar la situación de unos 5 millones de inmigrantes que viven ilegalmente en el país.

Un juez de Texas bloqueó temporalmente esas medidas la semana pasada, accediendo a una demanda presentada por 26 gobernadores estatales republicanos.

Erica Bernal Martínez, Directora de Programas de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados, más conocida como NALEO, no está tan segura de que Obama pueda dejar un legado en materia de inmigración.

"A esta altura de su presidencia lo que (Obama) está tratando de salvar es esta orden ejecutiva y tratar de ofrecer una solución aunque sea temporal" a los inmigrantes que se beneficiarían, dijo Bernal. "Su legado está en juego en este aspecto dadas las promesas que hizo a la comunidad hispana en cuestión de la reforma migratoria".

Como parte de su estrategia, Obama quiere dejar en claro que han sido los republicanos los que han bloqueado sus promesas. Así, no sólo busca limpiar su propia imagen sino también ayudar a la campaña demócrata presidencial del 2016.

Obama decidió hacer sus declaraciones sobre inmigración en Florida, uno de los estados que pueden decidir una contienda presidencial con 4,5 millones de habitantes hispanos y donde de los 12,6 millones de votantes registrados, el 15% es latino, de acuerdo con información de la Asociación Nacional de Funcionarios.

Los analistas coinciden que fueron los hispanos de la Florida los que le permitieron a Obama acceder a la presidencia en 2008 y ser reelegido para un segundo término en el 2012.

Ese sufragio latino, sin embargo, no está asegurado para los demócratas ya que ha dejado en evidencia que cambia de signo político y no está atado a ningún de los dos partidos.

"Miami es un lugar interesante, un potencial candidato presidencial podría salir de allí. Fue una elección muy pensada", señaló Audrey Singer, analista del centro de pensamientos The Brookings Institution, refiriéndose al ex gobernador Jeb Bush y al senador Marco Rubio.

----

Luis Alonso Lugo reportó desde Washington y está en Twitter como: www.twitter.com/luisalonsolugo

----

Gisela Salomón está en Twitter como www.twitter.com/giselasalomon