Susan Rice y Samantha Power irán a conferencia pro Israel

En una medida que podría aliviar --o exacerbar-- las tensiones con los israelíes por un posible acuerdo de Washington con Irán sobre sus actividades nucleares, la Casa Blanca decidió no desairar a un importante grupo de cabilderos pro Israel y enviará a la asesora de seguridad nacional y a la embajadora ante la ONU a su conferencia anual de políticas.

El Comité de Asuntos Públicos Israel-Estados Unidos anunció el jueves que la asesora de seguridad nacional Susan Rice y Samantha Power, embajadora ante las Naciones Unidas, serán oradoras en la conferencia que comienza el fin de semana. Autoridades de Estados Unidos habían puesto a circular la versión de que se podría enviar a un funcionario ajeno al gabinete para mostrar la profunda molestia del gobierno con el discurso del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ante el Congreso la próxima semana, en que la que se pronunciará contra un acuerdo con Irán.

En sus participaciones en la conferencia del comité, que se llevará a cabo del domingo al martes, Rice y Power subrayarán la importancia de la relación entre Israel y Estados Unidos y el compromiso del gobierno con la seguridad israelí, de acuerdo con funcionarios estadounidenses. Los discursos de ambas aún no tienen un horario establecido.

Pero las dos también defenderán la postura del gobierno en las actuales negociaciones con Irán ante un auditorio de más de 16.000 activistas pro israelíes, los cuales probablemente serán hostiles a las conversaciones con Teherán y estarán profundamente preocupados por el creciente enfrentamiento entre Obama y Netanyahu, así como entre sus principales asesores, por el discurso que el primer ministro pronunciará y su oposición a uno de los objetivos que se ha planteado el presidente en materia de asuntos exteriores.

En una violación del protocolo, líderes republicanos en el Congreso maniobraron para invitar a Netanyahu sin consultar a la Casa Blanca ni al Departamento de Estado, lo que molestó a funcionarios del gobierno. Netanyahu rechazó una invitación para reunirse en privado con congresistas demócratas y varios de ellos han anunciado que no asistirán al discurso.

Ningún alto funcionario estadounidense se reunirá con Netanyahu durante su visita a Washington. El gobierno dice que la visita es demasiado cercana a las próximas relecciones en Israel y no quiere mostrar favoritismo. Tanto el vicepresidente Joe Biden como el secretario de Estado, John Kerry, estarán fuera del país en giras organizadas después de que se anunciara el viaje del líder israelí.

La decisión del gobierno de enviar a Rice y Power como oradoras a la reunión, en la que también hablará Netanyahu, parece un esfuerzo por menguar el enfrentamiento crecientemente agresivo entre Estados Unidos y su principal aliado en Oriente Medio, pero se desconoce si logrará ese objetivo.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que enviar a funcionarias del gabinete a la conferencia es consistente con la participación del gobierno en reuniones anteriores, salvo dos ocasiones en que el propio Obama es quien ha hablado. También dijo que no es inusual que se programe con poca anticipación a los oradores que acudirán a la conferencia.

___

Las periodistas de The Associated Press Donna Cassata y Connie Cass contribuyeron a este despacho.