El príncipe Guillermo comenzará visita a Japón con té verde

El príncipe Guillermo de Inglaterra tomó el té de tarde, pero en esta ocasión será verde y estará servido por un experto en este arte ceremonial japonés en una casa de té tradicional.

El duque de Cambridge, que llegó el jueves en su primera visita a Japón, comenzó su estancia de cuatro días con la ceremonia del té en los jardines de Hama Rikyu en Tokio. Su esposa, Catalina, embarazada del segundo hijo de la pareja que se espera para abril, se quedó en casa.

El jardín, compuesto según el estilo de la era Edo y que perteneció a un señor feudal, está lleno de esculpidos pinos y ciruelos en flor. Puentes de madera cruzan varios lagos, donde flotan aves acuáticas. Los jardineros llevan días trabajando, podando árboles y colocando luces en preparación de la visita.

Tras aterrizar en el aeropuerto Haneda, Guillermo subió a un barco con el gobernador de Tokio, Yoichi Masuzoe, saludando y sonriendo a las cámaras que esperaban en otra embarcación, y después navegaron hacia el lugar que acogerá los Juegos Olímpicos de 2020 en la capital japonesa.

Entre otros hitos de su visita hasta el domingo, cuando viajará a China, hay un acto en una escuela de la zona nororiental de Fukushima, donde algunas zonas siguen cerradas en torno a una central nuclear que sufrió una fusión del núcleo múltiple hace cuatro años, tras el tsunami de marzo de 2011.

Guillermo, de 32 años, también visitará otras zonas devastadas por el tsunami para mostrar su apoyo a los sobrevivientes y presentar sus respetos por los muertos, señaló la embajada británica en Tokio.

El tsunami y el terremoto que lo provocó mataron a 19.000 personas y desplazaron a decenas de miles, incluyendo algunos con casas intactas en apariencia pero contaminadas por la radiación de la planta de Fukushima Dai-ichi.

Japón y Gran Bretaña mantienen relaciones amistosas desde hace décadas, y en general el público japonés siente fascinación por la realeza británica, y ha seguido los pasos de Guillermo desde que era niño.

Su madre, Diana, era tan popular en el país que desató un movimiento llamado como la "fiebre Diana".

Durante su visita, Guillermo asistirá a varias cenas, incluyendo una en un "ryokan", un hotel tradicional en el que tomará un baño caliente y cenará con el primer ministro, Shinzo Abe, vistiendo un "yukata" o kimono, según la oficina de comunicación de la familia real.

El príncipe visitará además una cadena de televisión y se reunirá con actores caracterizados como samuráis y geishas, y acudirá a una librería con una exposición de coches Aston Martin, añadió.

Durante su estancia en Tokio, Guillermo comerá con el emperador Akihito y luego tomará el té, probablemente negro, con el príncipe heredero Naruhito en el Palacio Imperial.

___

Yuri Kageyama está en Twitter en: twitter.com/yurikageyama