Santos: acuerdo con FARC debe encajar con ley internacional

El presidente Juan Manuel Santos aseguró el miércoles que el eventual acuerdo con las FARC tras el proceso de negociación deberá apegarse a los tratados internacionales.

"Nosotros no queremos firmar un acuerdo de paz para que luego sea derrotado en las cortes", indicó el mandatario durante la instalación en Bogotá del foro "Comisiones de la Verdad y Proceso de Paz: Experiencias Internacionales y Desafíos para Colombia".

En concepto del gobernante, ha habido casos en los que "negociadores han firmado amnistías generales y luego los abogados han iniciado acciones para derrocar en cortes nacionales e internacionales los acuerdos de impunidad".

Tal vez ese es el mayor obstáculo que tiene el proceso de negociación: mientras las FARC dicen que de sellarse la paz en sus planes no existe la eventualidad de que sus guerrilleros vayan a prisión, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional ha reiterado que impunidad total no puede haber en la negociación colombiana.

"Sabemos muy bien -somos muy conscientes- que tenemos que responderles a las víctimas e incorporar en los acuerdos mecanismos de rendición de cuentas, mecanismos de lucha contra la impunidad", enfatizó Santos en un evento promovido por la fundación del ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, quien está de visita en el país.

De todos modos el jefe de Estado ha solicitado el apoyo y la comprensión de la comunidad internacional "con el fin de lograr la paz y al mismo tiempo con un máximo de justicia" si se llega a la negociación.

El propio Santos ha acogido la reciente propuesta del expresidente César Gaviria (1990-1994), quien habló de justicia transicional para todos los actores del conflicto armado.

En el pasado, los jefes de las bandas paramilitares aceptaron pagar un máximo ocho años de cárcel a cambio de confesar sus crímenes y reparar a sus víctimas.

Adicionalmente muchos militares se encuentran en la cárcel en casos relacionados con el conflicto armado. Los uniformados han insistido que no se les puede administrar la misma justicia que a personas que han estado al margen de la ley.

Desde fines de 2012 el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre las partes.