El ex presidente Alfonso Portillo llega a Guatemala

El ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo regresó el miércoles a Guatemala desde Estados Unidos tras cumplir una condena de cárcel por el delito de confabulación para lavar dinero.

"Hay muchas expectativas. Quiero que quede muy claro que no me anima ningún puesto de elección popular... lo que si me anima y estoy dispuesto a dar lo poco que yo tengo es que este país necesita cambiar; el país no va bien y todos somos responsables en este rumbo y en estas condiciones", afirmó Portillo en una conferencia de prensa a su llegada.

El ex mandatario de 63 años fue liberado de la prisión de Englewood en Denver, Colorado, el último lugar en el que fue recluido tras ser declarado culpable en marzo de 2014. Dicha cárcel es de mínima seguridad y está en los suburbios de la ciudad.

Su abogado, David Pineda, dijo que el ex gobernante (2000-2004) fue condenado "luego de declararse culpable del delito de conspiración para lavar dinero".

Portillo dijo que no trae odio, ni venganza, y que lo único que tiene es una gratitud al pueblo de Guatemala.

"No somos hombres perfectos, ni mujeres perfectas, todos somos seres humanos con defectos", afirmó el ex presidente, visiblemente delgado y acompañado de su ex esposa Evelyn Morataya y su hija de 13 años.

Portillo fue recibido con honores de ex mandatario y será protegido por agentes del Estado según la ley.

"He vivido cinco años alejado de mi familia y en cautiverio que me han servido para aprender, para leer, para estudiar", señaló.

Aunque aún no está claro cuál será su futuro, varios partidos han anunciado deseos que se integre a sus filas, sin importar la condena ni los cargos que se le imputaron.

El ex presidente dijo que le interesa una reforma estructural del estado guatemalteco y que participaría en "crear un frente con un candidato distinto" que quiera reformar el estado, y que eso incluye una reforma constitucional.

En 2011 un tribunal guatemalteco absolvió al ex presidente por malversación de 3,5 millones dólares. Pineda asegura que ya no tiene procesos penales abiertos en el país centroamericano.

Sin embargo, no todos están contentos con la forma en la que los allegados a Portillo hacen ver su regreso "triunfante".

El arzobispo de Guatemala, Oscar Vian, dijo en su homilía del domingo que, aunque Portillo está en libertad de volver a su país, "no es un secreto la vida de él, lo que hizo, reconoció que había robado y entonces el pueblo tiene que ver todo eso".

Luego de ser liberado, Portillo fue acompañado del cónsul de Guatemala en Denver y luego abordó un vuelo comercial con escala en Houston y destino final en Guatemala.

El ex presidente fue sentenciado a 5 años y 10 meses de prisión por aceptar un soborno de 2,5 millones de dólares del gobierno de Taiwán a cambio de mantener el reconocimiento diplomático a ese país. Posteriormente, el juez Robert P. Patterson, de la corte federal de Nueva York, le impuso una pena de 70 meses de cárcel por buena conducta y labores que realizó en prisión, además de que le tomaron en cuenta el tiempo que estuvo preso en Guatemala antes de ser extraditado a Estados Unidos.

Cientos de seguidores le esperaban a las afueras del aeropuerto con música y cohetillos.

_____

Solomon Banda, periodista de la AP, contribuyó a este despacho desde Denver.