Corte de EEUU escucha caso de musulmana en demanda laboral

El ministro de la Corte Suprema de Estados Unidos Samuel Alito indicó el martes que él y la mayoría en el tribunal podrían dar la razón a una musulmana que fue rechazada para un empleo en la tienda de ropa Abercrombie & Fitch cuando se presentó a la entrevista usando el chador que no concuerda con el código de vestimenta de la empresa.

Samantha Elauf, la mujer en el centro del caso sobre discriminación racial en los trabajos, estaba en el juzgado el miércoles. El caso debate cuándo el empleador debe adoptar medidas para aceptar las creencias religiosas de un trabajador o un solicitante de empleo.

Abercrombie & Fitch alega que Elauf no puede demandar por discriminación porque durante la entrevista ella nunca manifestó explícitamente sus creencias religiosas o su necesidad de utilizar el chador en el empleo, aunque la subgerente que la entrevistó supuso correctamente que era musulmana y que vestía así por motivos religiosos.

Alito dijo que eso suena a que él estuviera haciendo una broma con un "sij usando turbante, un jasídico con un sombrero, una musulmana con chador y una monja con un hábito". Pero el punto del juez era que los empleadores no pueden simular ignorancia cuando una persona se presenta ante ellos en ropa religiosa".

"Ahora, ustedes dicen que esa gente debería decirlo, que debe decirles: estamos vestidos de esta forma por una razón religiosa. No se trata sólo de una cuestión de moda", indicó Alto.

Presionado tanto por jueces liberales como conservadores, el abogado de la cadena de tiendas de ropa, Shay Dvoretzky, dijo que los empleadores se meterían en problemas si comienzan a hacer suposiciones sobre la gente. "Lo que queremos evitar es una regla que haga que los patrones, con el fin de evitar la responsabilidad, comiencen a estereotipar sobre lo que ellos piensan, adivinan o sospechan que alguien está haciendo algo por razones religiosas", dijo Dvoretzky.

Sólo el juez Antonin Scalia parecía abierto al alegato de la empresa.

Varios colegas de Scalia dijeron que hay una manera fácil de evitar los estereotipos: explicarles a los solicitantes de un empleo cuáles son las reglas y preguntarles, como dijo la jueza Sonia Sotomayor, "¿usted tiene un problema con eso?".

A veces esas conversaciones podrían ser torpes, dijo el juez Elena Kagan. Pero esto es mucho mejor que los momentos incómodos de una situación que lleva a estereotipar, dijo Kagan.

Abercrombie & Fitch ha cambiado posteriormente su política sobre el chador y ha zanjado demandas similares. Pero sigue litigando la demanda de Elauf en la Corte Suprema.

Elauf tenía 17 años cuando fue entrevistada para un puesto de "modelo", como llama la compañía a su personal de ventas, en una tienda de Abercrombie para niños en un centro comercial de Tulsa, Oklahoma, en 2008. La muchacha causó buena impresión a la entrevistadora. Pero su solicitud fue rechazada por el chador.

En el momento de la entrevista, la política de la empresa requería a las empleadas vestir de modo consistente a la ropa que vende Abercrombie y se les prohibía vestir el chador o cualquier prenda de color negro. La compañía dijo que modificó su política sobre el chador desde 2010, pero mantiene la prohibición del color negro.

La mujer que hizo la entrevista consultó con un supervisor y finalmente decidió rechazar la solicitud.

La Comisión Federal de Oportunidades Laborales Equitativas interpuso la demanda en nombre de Elauf, y un jurado le otorgó 20.000 dólares. Pero un tribunal federal en Denver revocó la indemnización y concluyó que la empresa no es imputable debido a que Elauf nunca le pidió modificar su política contra el chador.