Se renta aldea húngara con puesto de vicealcalde

Si el título de "rey por un día" suena demasiado majestuoso, una diminuta aldea húngara permite a quien quiera ser vicealcalde por unos días.

Se renta la aldea de Megyer, de 18 habitantes, a compañías y turistas.

Por 210.000 forint (750 dólares) diarios, el arrendatario obtiene siete posadas con capacidad para 39 huéspedes, cuatro calles, una parada de autobús, un gallinero, seis caballos, dos vacas, tres ovejas y cuatro hectáreas de tierras para labrar, además del título de vicealcalde temporario.

La idea es reavivar la pequeña población, que se remonta al menos al siglo XI y se encuentra 190 kilómetros al suroeste de Budapest.

El alcalde Kristof Pajer dijo el miércoles que el principal atractivo del lugar es la paz del campo.

"Ofrecemos toda clase de actividades a nuestros visitantes, pero a la mayoría los cautiva el paisaje y la serenidad", dijo Pajer, un ingeniero de 42 años. "Una vez que se sientan en el prado con una botella de vino rosado, nada más importa".

Uno de los derechos del vicealcalde temporario es ponerles a las calles de la aldea los nombres que quiera durante su estadía.