Uno de 3 detenidos en Afganistán reporta tortura, maltrato

Más de un tercio de los afganos detenidos por acusaciones relacionadas con conflictos reportaron torturas o malos tratos, dijo un informe de Naciones Unidas, realizado tras entrevistar a casi 800 arrestados, publicado el miércoles.

Los detenidos informaron sobre 16 métodos diferentes de tortura, incluyendo fuertes palizas, suspensión de paredes o techos, descargas eléctricas y prácticas próximas a la asfixia. Algunos detenidos contaron que les retorcieron los genitales con un dispositivo similar a una llave inglesa mientras otros relataron haber sido sometidos a posiciones de estrés, condiciones de calor o frio extremo o se les negó el acceso a comida o agua.

El informe de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) dijo que el número de detenidos que aseguraron haber sido maltratados o torturados en los dos últimos años __ 278 de 790 entrevistados en cerca de 130 instalaciones -- fue un 14% menor que en el periodo de observación previo. Más de un centenar de los entrevistados tenía menos de 18 años, y de ellos 44 dijeron haber sido torturados.

Un detenido en una instalación de inteligencia dijo que el primer día recibió patadas y puñetazos y que el segundo fue golpeado con una tubería de agua. El tercer día, añadió, emplearon un dispositivo para "estrujar mis genitales hasta que lloré", momento en el cual confesó formar parte de la insurgencia talibán, señala el informe.

"Tenía miedo porque amenazaron con que destruirían mis órganos sexuales. Yo dije cualquier cosa, ellos lo escribieron y puse las huellas de mis pulgares en los papeles. Pensé que podría morir si destruían mis órganos sexuales", dijo según fue citado en el documento.

El portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqqi, dijo que la reducción del 14% era una señal de progreso.

"No hay tortura sistemática, y si se han reportado algunos casos, se trata de actos de individuos que han abusado de su autoridad, y estamos totalmente comprometidos a investigar y arrestar a esos individuos", dijo.

Pero el informe apuntó las investigaciones sobre torturas eran deficientes y sus perpetradores raramente son procesados, despedidos o castigados.

"Los esfuerzos de Afganistán para evitar la tortura y los malos tratos han mostrado algunos progresos en los últimos dos años", dijo el jefe de la UNAMA, Nicholas Haysom. "Queda mucho por hacer, sin embargo, y doy la bienvenida a la atención inmediata que la nueva administración ha puesto a poner fin a estas prácticas".