Venezuela: Aplazan primarias para elecciones legislativas

Las autoridades electorales venezolanas anunciaron el martes que para prestar el apoyo técnico y logístico requerido por oficialistas y opositores se decidió aplazar las elecciones primarias de sus representantes para los próximos comicios legislativos de Venezuela.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) indicó en un comunicado que aprobó la solicitud de la oposición y se fijó el 17 de mayo para sus primarias, 14 días después de la fecha anunciada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD), una coalición de grupos opositores compuesta por una veintena de partidos de izquierda, conservadores, moderados y tradicionales.

El CNE agregó hizo una solicitud en el mismo sentido al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido gobernante, y que este aceptó la flexibilización en la fecha de sus comicios internos, que inicialmente estaban pautados para el 7 de junio. La primaria oficialista fue diferida para el 21 de junio.

"Con esta decisión, son dos los procesos de primarias (PSUV y MUD) y uno interno (del partido opositor Voluntad Popular)" en los que el CNE prestará "apoyo técnico y logístico", señala el comunicado.

Ambos bandos decidieron convocar primarias abiertas para todos los venezolanos inscritos en el padrón electoral.

Oficialistas y opositores albergan esperanzas de lograr una mayoría abrumadora en la nueva Asamblea Nacional, que debe instalarse en enero del 2016, en momentos en que Venezuela está sumida en una crisis económica, caracterizada por una inflación galopante y problemas severos de escasez, que no pocos ven como responsabilidad del gobierno.

El presidente Nicolás Maduro ha dicho que esa mayoría es necesaria "para garantizar que la revolución siga".

"En mayo, la MUD tendrá el apoyo del CNE y el 21 nosotros vamos a convocar a las bases para ganar las parlamentarias", dijo Maduro en su programa semanal de radio y televisión.

La oposición --que acusa al oficialismo de imponer su mayoría legislativa para elegir entre sus simpatizantes a los miembros de los poderes públicos -- dice que es vital romper la mayoría de sus adversarios para garantizar "la separación de los poderes".

La oposición también repetidamente denuncia que la Asamblea ha delegado en el jefe de Estado sus facultades de legislar y ha renunciado a su labor de fiscalizar la labor del ejecutivo.

Una mayoría de al menos dos tercios de los 165 legisladores es necesaria para aprobar leyes orgánicas, entre otros instrumentos legales.

Los seguidores del oficialismo controlaron en un momento todos los escaños de la Asamblea, en gran parte porque los principales partidos de la oposición boicotearon las elecciones legislativas en 2005.

En la actualidad, el oficialismo tiene 99 diputados, mientras que la oposición tiene 66, pero esto no ha sido suficiente para reducir el dominio oficialista en el cuerpo legislativo.