México propone que algunos agentes extranjeros estén armados

El presidente Enrique Peña Nieto propuso el martes una reforma legal para permitir que algunos agentes extranjeros porten armas en México, un cambio mayúsculo en una nación que, bajo argumentos de soberanía, ha impedido históricamente que policías y funcionarios de otro país estén armados en su territorio.

La iniciativa de reforma a la ley federal de armas, enviada al Senado, plantea que agentes aduanales y migratorios extranjeros puedan portar armas en ciertas zonas previamente establecidas, lo que en principio beneficiaría sobre todo a oficiales de Estados Unidos, país con el que México tiene su mayor frontera.

Se propone también que en la ley quede estipulado que los mandatarios o líderes de otras naciones puedan ingresar al país con su equipo completo de seguridad. Hasta ahora la ley mexicana prohíbe que cualquier agente o autoridad extranjeros porten armas en territorio nacional o participen en operaciones para detener a presuntos delincuentes.

Para algunos analistas la propuesta podría abrir la puerta para que a la larga otras agencias de seguridad estadounidenses, como la agencia antinarcóticos DEA, puedan tener funcionarios armados en el territorio.

La propuesta limita la autorización a revólveres o pistolas semiautomáticas de un calibre no mayor a .40 o equivalente. Los permisos estarán a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional y tendrán una vigencia de seis meses, con posibilidad de renovarse por otros semestres.

La iniciativa señala que los permisos se otorgarían bajo un principio de reciprocidad, es decir, que el gobierno de los agentes extranjeros también autorice a oficiales mexicanos de aduanas y migración a portar armas en su territorio.

Dice también que la presencia de agentes extranjeros permitiría realizar procesos de inspección conjunta que se traducirían en agilizar los flujos de mercancías y de personas.

Sin embargo, añade, debido a los problemas de tráfico ilegal de drogas, mercancías y personas se necesita garantizar la seguridad de los agentes aduanales y migratorios, por lo cual es necesario permitirles portar armas.

"Es una transgresión al esquema que el Estado mexicano había forjado (de) una relación de respeto, particularmente con los agentes o los elementos de seguridad de Estados Unidos", dijo a The Associated Press Erubiel Tirado, experto en seguridad y profesor de la Universidad Iberoamericana.

"Con esto se abre la puerta a que ciertos elementos de algunas agencias de seguridad norteamericanas estén dentro del país armados", añadió, y dijo que la prohibición es "una cuestión de principio de soberanía".

Versiones periodísticas han señalado en algunas ocasiones que agentes estadounidenses han formado parte de operaciones contra el narcotráfico, algo que las autoridades han negado.

En noviembre, el periódico The Wall Street Journal publicó que agentes estadounidenses del Servicio Federal de Alguaciles, junto con elementos del FBI y de la DEA habían participado meses atrás en un operativo en México para capturar a un narcotraficante ligado al cártel de los hermanos Beltrán Leyva, pero fueron emboscados y uno de ellos resultó herido.

La nota aseguraba que los agentes se disfrazaron de marinos mexicanos. La Secretaría de Marina negó la versión y sólo señaló que un agente estadounidense había resultado herido, pero en una sesión de entrenamiento.