Juez panameño admite enriquecimiento injustificado

Un magistrado suspendido del máximo tribunal de justicia de Panamá reconoció que se enriqueció sin justificación en el marco de un acuerdo al que llegó con un fiscal en un inédito proceso por corrupción.

Alejandro Moncada Luna, a quien el ex presidente Ricardo Martinelli designó juez de la Corte Suprema de Justicia, admitió también que falseó una declaración de bienes, aunque con el acuerdo se dejan de lado otros dos posibles delitos en su contra: blanqueo de capitales y corrupción de servidores públicos.

Como parte del acuerdo, anunciado el lunes por el diputado fiscal Pedro Miguel González y el abogado defensor Ramiro Jarvis, el imputado acepta una pena de prisión de cinco años e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por igual periodo. El acuerdo debe ser presentado a una Subcomisión de Garantías integrada por tres diputadas, la cual tendrá la última palabra en cuanto a la sentencia, explicó González.

Para ello la Subcomisión tendrá que convocar a una audiencia, agregó el fiscal. En Panamá es la Asamblea Nacional de diputados la que por ley debe procesar a los magistrados de la corte.

En los últimos días surgieron interrogantes sobre si el caso terminaría en un fallo condenatorio en el pleno legislativo.

Moncada Luna fue suspendido y se le ordenó reclusión domiciliaria en octubre tras haber sido acusado por esos cuatro delitos y luego de que una publicación local reveló que el juez había adquirido dos lujosos apartamentos valorados en 1,7 millones de dólares. Estas dos propiedades quedan bajo poder del Estado, según el acuerdo.

La designación de Moncada Luna en 2010 fue muy cuestionada y vista como un intento de Martinelli de colocar a allegados suyos en el máximo tribunal, integrado por nueve jueces.