Suárez vuelve a Inglaterra, ahora con el Barcelona

La vida de Luis Suárez ha cambiado notablemente desde su aparición anterior en un estadio de fútbol en Inglaterra. En aquella ocasión, el astro uruguayo desfiló en Anfield cargando a su hijo, luego que el Liverpool fracasó en su búsqueda del título, en el último día de la temporada.

Durante los siete meses posteriores, Suárez mordió a otro rival --ahora en la Copa del Mundo_, por lo que fue suspendido cuatro meses de toda competición. Cambió de club para convertirse en el tercer futbolista más caro de la historia, y dejó de ser el protagonista del Liverpool para fungir como actor de reparto en el Barcelona.

Ahora está de vuelta en Inglaterra para el partido del martes, correspondiente a la Liga de Campeones de Europa, frente al Manchester City. Y aunque su contribución ha sido positiva para el Barcelona, en el club catalán todos están a la sombra de Lionel Messi.

"En Liverpool, el equipo estaba construido en torno suyo", consideró el volante del City, Samir Nasri. "En el Barcelona no puedes hacer eso cuando Messi está en su esplendor".

Suárez fue el último en ganar la mención de Jugador del Año en Inglaterra luego de anotar 31 goles en 33 cotejos de la Liga Premier, la temporada pasada. En el Barsa, los goles no han llegado con tanta frecuencia para el internacional uruguayo, con siete en 22 apariciones.

De hecho, el astro fichado en 130 millones de dólares se considera ahora más un especialista en trabajo duro y en repartir asistencias que una máquina de anotar, como lo era en Inglaterra.

Con todo, comienza a florecer la combinación que establece al frente con Messi y Neymar, y el técnico barcelonista Luis Enrique está contento con la adaptación de Suárez.

"Tiene bastantes características que nos benefician", destacó el estratega, en la víspera del duelo de octavos de final contra el City. "Se asocia bien con el balón, se desmarca bien, es un rematador nato y sólo está en su primer año".

Suárez anotó sólo un gol en seis partidos contra el City por el Liverpool, de tiro libre. Pero los "Citizens" sabían que su misión era anular a Suárez cuando estaba con los "Reds".

El talento estará más repartido en el Barcelona el martes, aunque la figura es Messi.

Tras un bache a la mitad de la temporada, cuando surgieron dudas sobre el futuro del argentino en el cuadro "culé", la potencia española había recuperado su mejor forma durante una racha de 11 victorias en fila que le permitió reducir la ventaja del Real Madrid en la liga española y avanzar a las semifinales en la Copa del Rey.

La derrota del sábado, por 1-0 ante el Málaga, fue un revés inesperado. De cara al duelo en Manchester, Luis Enrique ha tenido que desestimar que hayan resurgido los problemas en el Camp Nou.

"La moral está bien. Nadie está abatido", indicó el entrenador. "Son derrotas y punto, no se trata de compararlas ni igualarlas. No veo por qué el equipo tenga que estar mal por un partido después de la racha de victorias".

Luis Enrique considera que el City, campeón reinante de Inglaterra, es uno de los principales aspirantes al título en la Liga de Campeones, un certamen en el que nunca ha avanzado más allá de los octavos de final. El año pasado, en esta misma etapa, Barcelona aplastó al conjunto inglés por 4-1.

"No creo que haya un favorito de inicio. Tenemos un rival, dos partidos, tenemos que ser superiores. Competir en este marco ante un rival favorito a conquistar la Liga de Campeones es un estímulo más que suficiente para sentirnos motivados", dijo Luis Enrique. "El City se ha fortalecido en el verano, igual que nosotros... lo que ocurra en la cancha mañana mostrará si se ha reducido la diferencia".