Obama pide normas más estrictas en asesoría financiera

El presidente Barack Obama pidió el lunes normas más estrictas que gobiernen cómo los corredores que manejan cuentas de retiro, un cambio que pudiera afectar la forma en que muchos estadounidenses reciben asesoría financiera y agravar las tensiones entre la Casa Blanca y Wall Street.

El Departamento del Trabajo presentó el lunes una propuesta a la Casa Blanca que exige que los corredores que vendan acciones, bonos, anualidades y otras inversiones revelen a sus clientes cualquier pago que reciban por recomendar ciertas inversiones.

"Si usted trabaja duro, ahorra su dinero, se sacrifica y no compra un carro nuevo o se va de vacaciones para poder tener dinero en la vejez, debe tener la tranquilidad de que la asesoría financiera que recibe para invertir ese dinero es transparente", dijo Obama en un discurso ante la AARP, grupo defensor de los derechos de los retirados. "Estos pagos, estos incentivos llevan a los corredores a hacer recomendaciones que generan las mejores ganancias para ellos, pero no necesariamente para los clientes".

La norma propuesta, cuya implementación pudiera demorar meses, ha sido objeto de un fuerte cabildeo tras bambalinas, enfrentando a importantes firmas de Wall Street y grupos del sector financiero, contra una coalición de sindicatos, grupos de defensa del consumidor y de retirados como la AARP.

Los estadounidenses solicitan cada vez más asesoría financiera para poder escoger de entre una amplia gama de opciones para el retiro, ahorros para pagar estudios universitarios y otras. Muchas personas ofrecen asesoría de inversión, pero no todas tienen la obligación de revelar potenciales conflictos de interés.

Según las normas en vigor, los corredores sólo tienen la obligación de recomendar inversiones "apropiadas" sobre la base del estado financiero, edad y el nivel de riesgo apropiado para los clientes. La propuesta obligaría a los corredores que manejan cuentas para el retiro que coloquen primero los intereses de los clientes.

"El reto que tenemos ahora es que no hay reglas uniformes que exijan a los asesores de retiro actuar en los mejores intereses de sus clientes", dijo Obama.