Nadal espera que Buenos Aires le cambie la suerte

Rafael Nadal espera que Buenos Aires sea un nuevo punto para partido en su carrera.

Hace una década, el español consiguió en los ATP del verano sudamericano el golpe de madurez que le faltaba para convertirse luego en el mejor tenista del mundo en arcilla y campeón de nueve de los 10 últimos Abierto de Francia.

Buenos Aires ahora se vuelve una prueba para recuperar la confianza justo cuando las lesiones y problemas físicos han puesto bajo interrogante su carrera.

"Mi motivación es la personal, de recuperar el tiempo que no pude competir el año pasado, de volver a tener esas sensaciones de seguridad, de sentirte bien dentro de una pista de tenis. Es un proceso que hay que pasar... Tengo que trabajar para ello y a partir de ahí esperar mi oportunidad. Espero aquí fabricarme otra y ver lo que pasa", dijo Nadal en rueda de prensa.

El español se perdió casi toda la segunda mitad de la temporada pasada por problemas físicos y en lo que va de este año la cuesta se le ha vuelto empinada. El lunes, además, descendió a la cuarta posición del escalafón mundial.

"Físicamente me noté un poquito peor de lo que me hubiera gustado", admitió Nadal, que viene de perder en las semifinales del ATP de Río de Janeiro ante el italiano Fabio Fognini. "Me faltan cosas, estar un poco más confiado de mi físico como he estado toda mi carrera, me falta estar un poquito más regular en momentos del partido, que creo es lo mejor que he tenido en toda mi carrera".

"El ranking es el ranking, en la carrera de uno a veces tiene más importancia que en otras...es lógico que baje cuando se viene de estar siete meses lesionado en un ranking que es de un año, lo cual me parece bastante injusto. Es lógico que baje y que vaya a bajar más aún", respondió ante la consulta sobre su nueva posición.

Nadal es el máximo favorito del torneo de Buenos Aires, que hace una década jugó con 18 años para quedar eliminado en cuartos de final ante el local Gastón Gaudio, a la postre campeón del certamen.

"Para mí jugar en Latinoamérica siempre es especial, me siento querido, el público vive el deporte con emoción. Y yo también lo vivo de esa manera, por lo que me siento muy cercano a toda la gente...estar en Buenos Aires después de diez años es algo bonito...tenía algo pendiente y aquí estoy para dar lo máximo", prometió.

Nadal debutará en Buenos Aires el martes en dobles junto a su amigo, el argentino Juan Mónaco, enfrentando a la dupla checa conformada por Jiri Vesely y Frantisek Cermak.

El miércoles jugará singles ante el vencedor del duelo entre su compatriota Albert Montañés y un rival de la clasificación.

"Quiero estar competitivo esta semana, voy dando pasitos hacia adelante. La meta es estar mejor que la que pasó", concluyó Nadal.

En la primera jornada del ATP de Buenos Aires, el local Leonardo Mayer (5to preclasificado) superó al francés Stephane Robert por 6-0, 6-1.

Mayer requirió apenas de 48 minutos para resolver su duelo, y se medirá en la ronda siguiente a su compatriota Mónaco, quien arrolló 6-2, 6-2 a otro argentino, Máximo González.

En otro partido de la primera ronda, entre jugadores no preclasificados, el italiano Paolo Lorenzi eliminó al brasileño Thomaz Bellucci, por 6-4, 6-7 (5), 6-1.

Los otros tres preclasificados tienen descanso antes de la segunda ronda: el español Tommy Robredo (2do), el uruguayo Pablo Cuevas (3ro) y el italiano Fognini (4to).