Cuba: 89 detenciones de unas horas el domingo

Más de un centenar de disidentes fueron detenidos unas horas el domingo entre las cuales varias Damas de Blanco y activistas de los derechos humanos.

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, explicó que 53 representantes de ese grupo, y 36 activistas de los Derechos Humanos fueron "detenidos sobre el mediodía del domingo hasta las cinco de la tarde del domingo", al terminar la tradicional marcha dominical.

Sin embargo, dijo el lunes The Associated Press que realiza una valoración para saber la cifra exacta de los detenidos en toda la isla.

Un reporte del presidente de la comisión cubana de derechos humanos, Elizardo Sánchez, estimó que se registraron "entre 150 y 200 detenciones" el domingo en todo el país.

El responsable de esta organización no gubernamental señaló que estaba haciendo un recuento en toda la isla del número exacto de arrestos.

Las detenciones ocurren precisamente unos días antes de la segunda reunión entre Cuba y Estados Unidos, programada para el viernes en Washington y en la cual las delegaciones tratarán sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Sánchez comentó que no espera "una relación de causa a efecto en cuanto a la política interna del gobierno cubano y tampoco era la finalidad del restablecimiento" anunciado por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama el pasado 17 de diciembre.

Las Damas de Blanco fueron fundadas por las esposas y madres de 75 opositores del gobierno detenidos en una ofensiva contra los disidentes en la primavera de 2003. Las mujeres todas vestidas de blanco marchaban a pie los domingos, llevando gladiolas y pidiendo la liberación de sus familiares que finalmente todos fueron excarcelados.

Antes de la marcha del domingo, Soler anunció que someterá su cargo a una votación revocatoria el próximo 16 de marzo. Militantes del grupo opositor que viven en el exilio pidieron en días pasados la renuncia de Soler después de la difusión a mediados de diciembre de un video en el que se ve el acto de repudio a una de las militantes.