Sequía e inundaciones castigan al mismo tiempo a Bolivia

Mientras varias regiones de Bolivia quedaron inundadas por las fuertes lluvias, que provocaron 25 muertes desde noviembre y dejaron más de 17.000 familias damnificadas, productores de soja reportaron fuertes pérdidas por sequías en la mayor región agrícola del oriente del país.

Hasta 120.000 hectáreas, 13% del total de la siembra de verano de soja, se ha perdido en los municipios de Pailón y Cuatro Cañadas por la escasez de lluvias. Las pérdidas superan los 50 millones de dólares, dijo el lunes a The Associated Press el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas, Demetrio Pérez.

"La lluvia no es general. En varias regiones llovió poco y la humedad arruinó lo que esperábamos salvar", dijo Pérez por teléfono.

La sequía focalizada en algunas regiones en pleno período lluvioso es cíclica y se registra después de ocho años en esa región al sureste de la provincia de Santa Cruz donde se cultiva hasta un millón de hectáreas de soja, el tercer rubro de exportación después del gas y los minerales.

Expertos y agroindustriales atribuyen los efectos al cambio climático que según Pérez se manifiesta en un clima "más errático e impredecible".

"Mi padre sembraba siguiendo el almanaque y casi siempre se cumplía, ahora ya no es posible y no estamos suficientemente preparados para afrontar los efectos", dijo Pérez.

En la región andina, los agricultores reportan pérdidas por heladas, sequías y granizadas que según ellos se han hecho más frecuentes y severas.

En el otro extremo, las lluvias causaron desde noviembre 25 muertes varias de ellas por el impacto de rayos y riadas. La semana pasada una mujer quedó sepultada dentro de su vivienda al derrumbarse un cerro en un centro minero del occidente.

En 2014 el país fue castigado por las lluvias más severas en décadas, que dejaron 60 muertos y unas 60.000 familias afectadas.

El Servicio Nacional de Meteorología dijo el lunes a AP que el período lluvioso se prolongará hasta fines de marzo.