Chris Bosh se perderá el resto de la temporada

Hace menos de una semana, Chris Bosh se mostraba ansioso por volver a casa para ayudar a que el Heat se recuperara tras un mal comienzo de la campaña. Ahora deberá concentrarse en algo más importante.

La temporada del alero estelar ha concluido. El Heat anunció el sábado que, como se sospechaba, fueron hallados coágulos de sangre en uno de sus pulmones.

Si el problema no se hubiera detectado, podría haberle costado la vida al jugador de 30 años, quien había experimentado dolor en un costado y en la espalda durante días.

"Él pudo atender esto de manera oportuna", destacó Dwyane Wade, el escolta del Heat, quien añadió que la esposa de Bosh, Adrienne, lo exhortó a revisarse cuando el dolor no cedía. "Eso es lo bueno, y nos ayudará a conciliar el sueño esta noche".

Miami informó que Bosh "recibe atención bajo la guía de los médicos del equipo" en un hospital del sur de la Florida. Añadió que "su pronóstico es positivo".

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, se mostró optimista sobre la recuperación de Bosh. El equipo recibió la noticia el sábado por la mañana, dijo Spoelstra, quien agradeció que se cuente ahora con información clara, tras la incertidumbre vivida en el último par de días.

"Su salud se restablecerá", aseguró Spoelstra antes de que Miami recibiera a Nueva Orleáns. "Eso es lo más importante, más importante que el basquetbol".

Los Pelicans doblegaron 105-91 al Heat. Más temprano, Spoelstra y Wade visitaron a Bosh.

"Ha sido algo muy emotivo para todos nosotros", expresó el entrenador. "Estuve en contacto constante con CB, pero él no supo nada sino hasta que le hicieron los análisis y éstos fueron consultados por los especialistas... No puedo imaginar lo duro que fue esto para Chris y Adrienne".

El tema de los coágulos está en la mente de toda la NBA en este momento. El 18 de febrero, falleció el ex jugador Jerome Kersey a los 52 años por un coágulo que salió de una pierna y se alojó en uno de sus pulmones.

El mes pasado, Mirza Teletovic, alero de Brooklyn, fue descartado por el resto de la temporada cuando se hallaron coágulos en sus pulmones.

Bosh promedió 21,1 puntos y 7 rebotes por partido esta temporada, su primera de un contrato por cinco años y 118 millones de dólares.

Su baja representa el golpe más reciente y más duro durante una temporada turbulenta del Heat, que terminó el sábado con una foja de 23-31 y se aferraba al séptimo lugar de la Conferencia del Este, el penúltimo que reparte boletos para la postemporada.

Bosh llegó al Heat en 2010, junto con LeBron James, para hacerle compañía a Wade y conformar uno de los tríos más talentosos en la historia de la NBA.

Estuvieron juntos durante cuatro temporadas, pero la ruptura llegó antes de la campaña, cuando James prefirió volver a Cleveland. Llegaron cuatro veces a la final de la liga, ganándola en dos ocasiones.

En la segunda coronación del Heat, Bosh hizo dos jugadas cruciales para vencer a San Antonio. Ambas quedaron grabadas en la historia del Heat.

La situación de Bosh trajo reminiscencias de lo ocurrido con Alonzo Mourning, quien se perdió buena parte de la campaña 2000-2001 por un problema renal que eventualmente requirió de un trasplante.

Mourning volvió y ayudó a que el Heat se coronara en 2006. Spoelstra enfatizó que cualquier reporte sobre cuándo regresaría Bosh es irrelevante.

"Ni siquiera pensamos en eso ahora", aseguró Spoelstra. "Lo más importante es que él recupere la salud. Tendremos un plan para eso a medida que recibamos más información".