Diálogo entre Afganistán y Talibán podría comenzar en marzo

Después de más de una década de conflicto, las negociaciones entre el gobierno afgano y el Talibán están listas para dar inicio, dijeron funcionarios, diplomáticos y expertos, mientras el presidente Ashraf Ghani declaró que la paz está ahora más cerca que nunca desde el comienzo de la guerra tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

El sábado, Ghani dijo que "las bases para la paz nunca han sido mejores en los últimos 36 años" de guerras continuas en Afganistán, incluyendo 13 de conflicto con el Talibán.

Desde que asumió el cargo en septiembre, Ghani ha implantado una compleja estrategia enfocada en forzar a los líderes del Talibán a aceptar que es inútil la causa de ese grupo armado: el reemplazo del gobierno por un emirato islamista. El gobernante ha conseguido el apoyo de países regionales que se cree protegen, financian y proveen armas al Talibán, incluyendo Pakistán, situación que ha apremiado a los insurgentes a abrir una vía para las negociaciones de paz, de acuerdo con funcionarios y diplomáticos.

Un funcionario afgano de alto rango y quien habló a condición de no ser identificado porque no tiene autorización para hablar del tema, dijo que son altas las expectativas para el pronto inicio de un diálogo previo a negociaciones de paz a gran escala.

Otras fuentes dijeron que marzo sería la fecha más próxima para el inicio de los intercambios entre las partes. Actualmente no hay un diálogo entre el gobierno afgano y el Talibán, señalaron las fuentes, que pidieron mantenerse en el anonimato porque no están autorizadas para hablar con los medios oficialmente.

En una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, Ghani dijo el sábado que "nuestra postura es productiva. Tenemos esperanzas. La dirección es positiva pero no podemos hacer anuncios prematuros".

El Talibán, cuyos líderes se encuentran en las ciudades paquistaníes de Quetta, Karachi y Peshawar, se negó a hacer declaraciones sobre las perspectivas para las negociaciones de paz y reiteró su posición de mucho tiempo de que primero se retiren todas las fuerzas extranjeras del país.

Estados Unidos y la OTAN tienen unos 13.000 soldados en Afganistán que adiestran a las fuerzas de seguridad afganas y llevan a cabo operaciones antiterroristas contra el Talibán y al-Qaida. El presidente Barack Obama tiene planeado reducir a la mitad los 10.000 soldados estadounidenses en Afganistán para finales de este año, y llevar esa cifra a casi cero para finales de 2016. Cuando la guerra alcanzó su momento de mayor intensidad en 2009-2010, Estados Unidos y la OTAN tenían 140.000 soldados en Afganistán.

Sin embargo, Carter dejó entrever el sábado que podría ser modificada la fecha actual del retiro de tropas a solicitud de Ghani. Carter no indicó si Obama pensaba mantener soldados estadounidenses en Afganistán más allá de 2016, pero señaló que podría considerar el ritmo del retiro de los efectivos en 2015 y 2016 y "replantear los detalles" de la misión antiterrorista de Estados Unidos en Afganistán.

Aunque no se ha tomado decisión alguna, Obama discutirá una variedad de opciones para reducir el ritmo del retiro militar estadounidense cuando Ghani visite la Casa Blanca el próximo mes, dijo Carter.

Añadió que la disposición de Washington a reconsiderar sus planes para el retiro de tropas es indicio del aumento de la confianza en la seriedad del gobierno de Ghani, en contraste con su predecesor Hamid Karzai.

___

Lynne O'Donnell está en Twitter como https://twitter.com/lynnekodonnell