Ex presidente de Yemen huye de la capital

El líder yemení que renunció el mes pasado a la presidencia y salió del país el sábado dijo que todas sus acciones desde que los rebeldes chiíes tomaron la capital en septiembre son legítimas, dando a entender que buscará reclamar su cargo.

La medida agrava las preocupaciones sobre un distanciamiento regional y una mayor inestabilidad en el volátil país, el más pobre del mundo árabe y casa de un poderoso afiliado a al-Qaida. Los rebeldes, conocidos como hutíes, controlan Saná y varias ciudades importantes, aun cuando el sur es libre en su mayor parte y las autoridades han rechazado la toma rebelde en medio de pláticas para una posible secesión.

En un comunicado que firmó como "presidente de la república" desde la ciudad costera de Aden, Aben Rabbo Mansour Hadi pidió un diálogo nacional ahí o en la ciudad de Taiz, otra área que no está bajo control de los hutíes, y demandó que los rebeldes abandonen Saná.

Dijo que apoya el plan de transferencia de poderes respaldado por los países del Golfo luego del levantamiento de la Primavera Árabe en Yemen, y que prevé tomar el poder de su predecesor Alí Abdalá Salé hasta las elecciones. También hizo una solicitud de apoyo a las fuerzas militares y de seguridad, y exigió que los hutíes liberen a miembros de su ex gabinete que actualmente están bajo arresto domiciliario en Saná.

Un funcionario del gobierno de Hadi, hablando bajo condición de anonimato debido a que no está autorizado a informar a la prensa, dijo que Hadi había renunciado bajo "una situación poco natural" mientras estaba bajo arresto domiciliario.

Personas cercanas a él indicaron que salió el sábado de Saná luego que los rebeldes que habían rodeado su residencia durante varias semanas lo liberaron ante la presión local e internacional, aunque los rebeldes aclararon más tarde por medio de un comunicado que se había escapado de manera furtiva. Previamente, gente cercana a Hadi había señalado que pensaba dejar el país en busca de tratamiento médico.

Testigos señalan que los hutíes y otras personas en la zona saquearon la casa de Hadi y se vio a personas sacar fusiles automáticos del edificio. El vocero de la embajada de Yemen en Washington, Mohammed Albasha, señaló en Twitter que Hadi y su familia habían llegado a salvo a Aden, pero que su secretario de prensa había sido detenido.

Jamal Benomar, el enviado de la ONU en Yemen, dijo el viernes que las facciones rivales, incluyendo los hutíes, habían acordado un nuevo cuerpo legislativo compuesto de ex legisladores y gente nueva en el cargo para fungir durante el próximo periodo de transición del país, aunque esa posibilidad se debilitó con los desafiantes comentarios de Hadi.

Una coalición de partidos yemeníes también expresó sus objeciones al plan, describiéndolo como una solución a medias e insuficiente, y por la tarde del sábado, el bloque Nasserita demandó que Hadi regresara al poder.

Ahmed Lakjaz, vocero del Partido Unionista, que toma parte en el diálogo, comentó que los partidos le dijeron a los hutíes que no participarán en el proceso hasta que Hadi sea liberado.