California bloquea libertad de exlíder pandillero

René "Boxer" Enríquez, exlíder de la pandilla Mafia Mexicana, ha colaborado durante años con las agencias policiales, no ha sido disciplinado en una década y cuenta con el apoyo de las autoridades federales, estatales y correccionales en su pedido de libertad condicional, pero eso no fue suficiente para el gobernador de California, Jerry Brown.

El gobernador vetó el viernes la liberación de Enríquez, aduciendo el pasado delictivo violento del recluso, casi dos décadas como líder delictivo y la "comprensión escasa" de sus propias acciones.

Mientras estaba en libertad condicional en 1989, por ejemplo, Enríquez ordenó atacar a una mujer que sospechó estaba birlando ganancias a su pandilla de narcos. Una semana después inyectó una dosis casi fatal de heroína a otro miembro de la Mafia Mexicana y después le disparó cinco veces en la cabeza.

También tiene condenas por robo domiciliario, violación y más de 20 cargos por robo armado.

"El señor Enríquez muestra una comprensión más bien escasa de cómo llegó a cometer tantos delitos violentos", escribió Brown en una decisión de tres páginas y agregó que la explicación del preso de que actuaba impulsado por el uso de drogas y su necesidad de aceptación no era aceptable.

"Su afirmación de que se incorporó a la banda por 'supervivencia' minimiza su compromiso deliberado a la Mafia Mexicana y la magnitud de su participación", escribió el gobernador.

Enríquez está preso desde 1993 cumpliendo una sentencia de 20 años a prisión perpetua.

El mes pasado, agentes de elite de la policía de Los Angeles custodiaron un edificio en el centro de la ciudad para que Enríquez hablara a una reunión de jefes de policía y dirigentes empresariales sobre una banda en prisión que se ha transformado en un negocio delictivo trasnacional.

La procuraduría general de Los Angeles se opuso al pedido de libertad condicional aunque Enríquez tiene cartas de apoyo del FBI, varios subprocuradores, un exprocurador estatal, tres procuradores adjuntos a nivel nacional y varios oficiales de la policía local y las autoridades correccionales de California.

En 1991, él y con otro hombre se libraron de sus esposas y atacaron al líder de la Mafia Mexicana Salvador "Mon" Buenrostro asestándole 26 puñaladas en un cuarto de entrevistas de los abogados en la prisión del condado de Los Angeles. Buenrostro sobrevivió.

Enríquez dijo que fue incorporado a una pandilla a los 12 o 13 años, cuando miembros de una pandilla callejera de Los Angeles lo golpearon detrás de una gasolinera a modo de iniciación. Se sumó a la Mafia Mexicana la primera vez que fue preso.