EEUU: Panel aconseja impuesto especial a comida chatarra

Un impuesto a bebidas azucaradas y comida chatarra en general es un mecanismo que podría persuadir a los estadounidenses a comer sanamente, de acuerdo con un panel gubernamental de expertos en nutrición. Algunos miembros del Congreso ya están presionando en contra de la idea, y alegan que el panel excedió sus atribuciones.

Las recomendaciones del panel ayudarán a determinar qué se adopta en la nueva versión de directrices en materia nutricional que están preparando los departamentos de Agricultura y de Salud y Servicios Humanos. La recomendación incluye comer más frutas, vegetales y granos enteros, limitando endulzantes y grasa.

Sin embargo, el panel va más allá de versiones previas de lineamientos nutricionales al sugerir una lista amplia de posibles cambios de política --un impuesto es uno de ellos-- que podrían facilitar que la gente siga ese consejo de régimen alimentario.

"Un impuesto a alimentos con mayor contenido de azúcar y sodio puede alentar a las personas a reducir su consumo, y los ingresos generados podrían apoyar la promoción de la salud", escribió la comisión como parte de las recomendaciones publicadas esta semana.

Tales impuestos han fracasado mayormente en avanzar en el país, aunque votantes en Berkeley, California, apoyaron en noviembre un impuesto especial por onza a bebidas azucaradas. En la ciudad de Nueva York, el exalcalde Michael Bloomberg trató de limitar a 16 onzas (473 mililitros) el tamaño de bebidas azucaradas vendidas en restaurantes y otros sitios, pero impugnaciones jurídicas por parte de la industria de gaseosas truncaron el esfuerzo en las cortes.

Otras ideas recomendadas por la comisión fueron colocar etiquetas nutricionales en el frente de paquetes de alimentos y exigir que edificios públicos sirvan comida más sana. La comisión sugirió además incentivos para comer frutas y verduras, aunque no proporcionó detalles sobre cómo podría funcionar. Los miembros del panel dijeron que los incentivos podrían ser vales para mercadillos o subsidios a productores o tiendas de comestibles.

El senador republicano Pat Roberts, presidente de la Comisión de Agricultura de la cámara alta, critico el reporte poco después de su publicación el jueves, diciendo que la comisión se desvió de sus recomendaciones nutricionales con base en la ciencia.

"Esta es política económica, no nutricional", subrayó.

___

Mary Clare Jalonick puede ser seguida en http://twitter.com/mcjalonick