NASCAR suspende a Busch tras denuncia de violencia doméstica

La NASCAR suspendió el viernes al piloto Kurt Busch por tiempo indefinido, luego de que un juez comentó que el ex campeón de esta serie casi seguramente golpeó a su ex novia y trató de asfixiarla, tomándola por el cuello, a finales del año pasado.

El mismo juez advirtió que había una "probabilidad sustancial" de que el piloto incurriera en más hechos de violencia doméstica.

En una decisión sorpresiva, dos días antes de las 500 Millas de Daytona --carrera que marcará el comienzo de la temporada_, la NASCAR informó que no se permitirá que Busch participe en actividades relacionadas con la serie sino hasta que se tenga más información, ante la "índole seria de los hallazgos y conclusiones" a los que llegó un juez de Delaware.

"Kurt Busch y su escudería Stewart-Haas Racing están totalmente al tanto de nuestra postura y de por qué se tomó esta decisión", indicó la NASCAR en un comunicado. "Continuaremos respetando el proceso y cronograma de las autoridades involucradas".

El abogado de Busch, Rusty Hardin, dijo que el piloto apelará. La NASCAR indicó que se dará celeridad a la atención de cualquier recurso que interponga Busch.

"Aseguramos a todos, incluida la NASCAR, que esta acción emprendida contra el señor Busch resultará una farsa ante la justicia, algo evidente para todos, a medida que se siga desenvolviendo esta historia", dijo Hardin en un comunicado. "Es importante que todos recuerden el hecho de que el reporte del comisionado se relaciona con un asunto de la ley civil y familiar, no con cargos penales imputados al señor Busch".

Busch es el primer piloto suspendido en la historia de la NASCAR por violencia doméstica. El presidente de la serie, Brian France había sostenido que la organización permitiría que el proceso siguiera su curso antes de pronunciarse sobre si el piloto podía competir.

Pero la serie encontró que los actos atribuidos a Busch van en detrimento del automovilismo e infringirían las reglas de la serie sobre conducta personal.

Travis Kvapil, quien se clasificó segundo para la carrera de camiones el viernes por la noche, fue arrestado y acusado de agredir a su esposa en 2013. La NASCAR no tomó medidas en su contra.

Chevrolet suspendió inmediatamente su relación con Busch. Poco tiempo después, en una ventana del garaje de Busch en Daytona, alguien había escrito con tinta negra "#41 Ray Rice", una referencia al ex corredor de los Ravens de Baltimore, cuyo caso de violencia doméstica estremeció a la NFL el año pasado. Busch conducía el bólido número 41 de Chevrolet.

En un documento de 25 páginas, en el que explica por qué emitió una orden de alejamiento esta semana, el comisionado de la Corte de lo Familiar David Jones concluyó que lo más probable era que Busch hubiera abusado de Patricia Driscoll al "estrangularla con las manos" y azotar su cabeza contra un muro en su casa rodante aparcada en la pista Dover International, en septiembre pasado.

Busch, de 36 años, niega la agresión, que es el tema de una investigación penal por separado. Pero el juez determinó que la versión de Driscoll sobre el incidente era más creíble que la de Busch.

Driscoll dijo que su objetivo jamás fue que la NASCAR castigara a Busch.

"Reporté un delito, como cualquier otra persona que hubiera sufrido un abuso, porque nadie está por encima de la ley", dijo la mujer. "Me alienta mucho que la NASCAR esté dando pasos para reconocer que la violencia doméstica es un asunto serio, y espero que desarrollen una política muy clara sobre esto".