Bosh sometido a exámenes médicos por temor de coágulo

Chris Bosh, astro del Heat de Miami, fue sometido el viernes a más exámenes médicos en un hospital del sur de Florida, en medio de los temores de que algunos coágulos de sangre hayan ido de sus piernas a sus pulmones para crear una condición que podría dejarlo fuera por el resto de la temporada o algo incluso peor.

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, dijo que el equipo sigue aguardando un diagnóstico completo, e insistió que es muy prematuro llegar a conclusiones.

Si se confirma que tiene un coágulo, es casi seguro que el alero enfrente un periodo de recuperación de al menos de varios meses.

Al preguntarle si ésa era la razón por la que los médicos lo sometieron a exámenes, Spoelstra consideró inadecuado discutir eso sólo con la información que tenía.

"Esto es demasiado prematuro", dijo antes de que el Heat enfrentara a los Knicks de Nueva York. "Si comentara en este momento... no soy médico y en cuanto recabemos la información, les ofreceremos un comunicado. No lo tenemos actualmente, pero lo tendremos muy pronto".

Sin embargo, la preocupación del Heat y de los colegas de Bosh en la NBA es comprensible.

"Oren por CB", pidió el alero de los Pacers de Indiana Paul George a través de su cuenta de Twitter.

Bosh, de 30 años, se ha visto afectado por dolores del costado y la espalda desde hace varios días. El jueves fue a un hospital en el sur de la Florida para ser examinado. Spoelstra dijo que habló con Bosh la mañana del viernes.

"Está de buen humor, CB siempre es CB", comentó Spoelstra. "Siempre tiene una grandiosa actitud positiva ante todo, así que hablamos sobre otras cosas".

Los coágulos de sangre son un problema médico grave, y para el mundo de la NBA existe el ejemplo reciente del ex jugador de los Trail Blazers, Jerome Kersey, quien murió esta semana a los 52 años por un coágulo que salió de una pierna y se alojó en sus pulmones.

Y el mes pasado, el alero de Brooklyn, Mirza Teletovic, fue marginado por el resto de la temporada después de que se hallaron coágulos en sus pulmones.

"No soy médico, así que no tengo forma de saber lo que le está pasando o cómo se siente", comentó el escolta del Heat, Dwyane Wade, quien vacacionó con Bosh en Haití esta semana después del Juego de Estrellas en Nueva York. "Sólo sé que no se estaba sintiendo bien".

Bosh tiene promedios de 21,1 puntos y siete rebotes por partido esta temporada, su primera de un contrato por cinco años y 118 millones de dólares.

"Agradecemos todo el amor y respaldo que hemos recibido de nuestros amigos, familiares y fanáticos", escribió en Twitter la esposa de Bosh, Adrienne, quien agregó que su marido está bien. "Estamos concentrados en mantenernos positivos y que siga saludable".

Evidentemente, el perder a Bosh sería un duro golpe para el Heat, que ha llegado a la final de la NBA en las últimas cuatro temporadas pero lucha ahora tan sólo para aferrarse a un lugar de playoffs de la Conferencia del Este.

Ha sido una temporada turbulenta, empezando con la decisión tomada por LeBron James en julio, de dejar Miami para volver a Cleveland. La medida obligó al Heat a rearmar casi todo su roster.

Bosh optó por quedarse en Miami, rechazando el interés mostrado por Houston y otros equipos a fin de seguir siendo un pilar del Heat.

El viernes, Bosh ocupaba el 13er lugar en la lista de la NBA de encestadores en esta temporada. Es el líder del Heat en varias categorías, incluyendo tiros de campo encestados e intentados, tiros libres convertidos y cobrados e incluso triples intentados y acertados.