Aumenta mortandad de leones marinos en costas de California

Las inusualmente cálidas aguas a lo largo de la costa oeste son responsables de un aumento de casi cuatro veces en los fallecimientos y enfermedades de cachorros de leones marinos en las costas de California este año, de acuerdo con expertos.

Funcionarios de la Administración Nacional para los Océanos y la Atmósfera (NOAA) informaron el miércoles que cerca de 940 leones marinos enfermos o hambrientos han llegado a las costas de California este año.

El coordinador de la NOAA para la región de la costa oeste, Justin Viezbicke, dijo que eso se compara con los cerca de 225 leones marinos varados que las autoridades normalmente encuentran entre enero y abril. Aproximadamente 540 cachorros de leones marinos son tratados en centros de rehabilitación entre San Diego y San Francisco.

Los científicos señalaron que las aguas costeras más cálidas están obligando a las hembras lactantes en las Islas Channel o México a entrar a mar más abierto en busca de comida, dejando solas a las crías más tiempo de lo normal, que suele ser entre dos y cuatro días. Cerca de 300.000 leones marinos habitan entre la frontera con México y el estado de Washington.

El climatólogo de la NOAA Nate Mantua dijo que el calentamiento es probablemente un máximo histórico para el noreste del Pacífico y la costa oeste de Estados Unidos. El océano se encuentra entre dos y cinco grados más caliente en esta época del año debido al mismo sistema de alta presión que ha llevado a California a su cuarto año consecutivo de sequía.

Este es el tercer año en que se reporta un número excepcional de cachorros que han quedado varados o han muerto.

En 2013, más de 1.500 leones marinos murieron en California, según cifras de la NOAA, lo que llevó a los funcionarios a declarar un "evento de mortandad inusual" para la especie. El año pasado, 621 cachorros o leones marinos en su primer año de vida fueron arrastrados a playas.

Los científicos advierten que este año podría ser comparable a 2013, mientras más leones marinos jóvenes son arrastrados a la orilla.

La crisis podría representar una carga para las instalaciones de rescate, dijo Viezbicke. Añadió que el público debería reportar si detecta un león marino varado en la playa y nunca tratar de tocarlo ni de transportarlo.