Figo propone expandir Copa del Mundo, repartir ganancias

Fuera de su ambiente e interrogado sobre las políticas del fútbol en el estadio Wembley en lugar de jugar allí, Luis Figo presentó el jueves su plan para ese deporte.

Pese a su poca experiencia en la FIFA, aparte de jugar en Copas del Mundo y ganar el premio al Jugador del Año en el 2001, Figo piensa que tiene lo necesario para reformar el organismo rector del fútbol mundial, plagado por escándalos de corrupción.

"La FIFA merece algo diferente", dijo Figo en una entrevista con The Associated Press. "Algo tiene que cambiar en la imagen actual de la organización".

Pero si le pides al ex volante portugués que vaya más allá de generalizaciones para explicar por qué el reinado de 17 años de Joseph Blatter debe concluir, se muestra más cauteloso. En la votación en mayo, Blatter, de 78 años, buscará su quinto término, tras haber prometido que no iba a presentarse a la elección.

"El señor Blatter ha hecho en estos años cosas muy positivas para el fútbol", dijo Figo en un palco ejecutivo en el estadio nacional de Inglaterra. "Pero ahora pienso que la organización necesita una nueva era y es por eso que me estoy presentando a la presidencia de la FIFA con mi programa".

El punto central del programa: Figo consideraría expandir la Copa del Mundo, posiblemente a 40 o incluso 48 equipos, si es electo presidente.

Figo dice que el actual formato de 32 países sería incrementado a 40, o la FIFA pudiera realizar dos competencias paralelas de 24 equipos en dos continentes, seguidas de una etapa final en una nación. "Por supuesto, yo necesitaría los votos para hacer efectiva mi propuesta", dijo. "Quiero iniciar un debate en el congreso porque cada confederación quiere más puestos en la Copa del Mundo".

El ex jugador propone además repartir la mitad de los ingresos de la FIFA de 2.500 millones de dólares en cuatro años entre las asociaciones para financiar el fútbol de base. Dijo que 1.000 millones de los 1.500 millones de las reservas de la organización deberían ser redistribuidos entre las 209 federaciones nacionales.

La elección en mayo es una votación de esos 209 países miembros, y Blatter tiene ya el respaldo de las confederaciones de Asia, África, Sudamérica y Oceanía.

"Existen obstáculos que tendrán que ser superados", dijo Figo, que jugó para el Sporting de Lisboa, Barcelona, Real Madrid e Inter de Milán.

"Esta imagen que conocemos de la organización que rige el fútbol no es la imagen apropiada", dijo Figo. "Yo confío en que la mayoría (de las asociaciones nacionales) quiere cambios y están listas para cambios, un cambio democrático, un cambio para poder conseguir transparencia y un cambio que se extienda al propio fútbol".

Figo, que dice que está usando sus ganancias como profesional para financiar la campaña, propone además cambios en las reglas del deporte.

Quiere que se realicen pruebas de la opción de sacar a jugadores temporalmente de partidos por mala conducta hacia árbitros -- en lugar de expulsarlos -- y revertir a la vieja regla de que un jugador estaba fuera de lugar sin importar si participaba o no en la jugada.