Alemania rechaza propuesta griega

Alemania rechazó el jueves una propuesta conciliatoria de Grecia sobre el préstamo de rescate financiero. La reacción amainó las esperanzas de que las conversaciones de emergencia logren superar un estancamiento que amenaza a Atenas con la cesación de pagos y el retiro del euro.

El gobierno de Atenas pidió extender el acuerdo del rescate en seis meses para dar tiempo a todas las partes a elaborar un trato más permanente. Pero se negó a prometer la continuidad de una serie de recortes presupuestarios y reformas exigidos por la eurozona en 2010 a cambio de préstamos, a los que Grecia atribuye el derrumbe de su economía.

Alemania se apresuró a responder que el plan era insuficiente. El vocero del Ministerio de Finanzas alemán, Martin Jaeger, dijo que "no es una propuesta sustancial para una solución".

Agregó que equivale a un pedido "de financiación puente sin cumplir los requisitos del programa", específicamente las medidas presupuestarias. Agregó que no se corresponde con lo que los países de la eurozona habían exigido a Grecia antes que las conversaciones se interrumpieran el lunes.

El primer ministro Alexis Tsipras mantuvo una conversación telefónica de 50 minutos con la canciller federal alemana Angela Merkel el jueves por la noche. Un funcionario griego dijo que fue un diálogo "en un clima positivo orientado a buscar una solución mutuamente beneficiosa para Grecia y la eurozona".

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la unión, se mostró algo más optimista que el gobierno alemán.

El vocero Margaritis Schinas dijo que el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, "ve en esta carta un signo positive que, en su evaluación, podría sentar las bases de un compromiso razonable de estabilidad financiera en el área del euro en general".

Agregó que Juncker mantuvo conversaciones con Tsipras y el ministro de Finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem, quien presidirá el viernes la reunión de emergencia de los ministros de Finanzas de la eurozona en Bruselas.

Francia también dijo que colaboraba para garantizar que Grecia mantenga la divisa común.

"Francia trabaja y lo seguirá haciendo para que Grecia mantenga su lugar en esta Europa", afirmó el primer ministro Manuel Valls. "Debemos respetar la elección del pueblo griego". Pero agregó que, a la vez, "el nuevo gobierno griego debe mantenerse totalmente dentro de esta Europa y el euro que tanto necesita Grecia".

El texto de la carta griega indica que propone:

--Una extensión de seis meses de los préstamos de rescate

--Empezar a trabajar en un nuevo acuerdo de apoyo financiero "entre Grecia, Europa y el Fondo Monetario Internacional" que reemplace eventualmente el actual acuerdo de rescate

--Aliviar los términos de pagos de los existentes préstamos de rescate por 240.000 millones de euros.

--Ninguna acción unilateral de Grecia "que socave los objetivos fiscales, la recuperación económica y la estabilidad financiera".

La propuesta no incluye mención alguna a la continuación de la serie de recortes presupuestarios y reformas que la eurozona requirió desde 2010 a cambio de los préstamos. Alemania insiste en esas medidas, que presumiblemente seguirán siendo un foco del debate en las conversaciones del viernes.

En una posible concesión a la eurozona, el funcionario insinuó que el gobierno desistiría de su promesa preelectoral de pedir la condonación de la mayor parte de la deuda de 320.000 millones de euros, que consiste principalmente de préstamos de rescate de otros países de la eurozona. Indicó que el acuerdo que busca Atenas para 2015-19 incluiría mayores plazos de pago y menores tasas de interés, algo que la eurozona ha dicho en el pasado que está dispuesta a ofrecer