Escuela de Nuevo México recibe nombre de intelectual hispano

Años después de abandonar Nuevo México desacreditado, un notable intelectual y defensor de los derechos civiles hispano cuyo nombre preside instituciones educativas en Texas y California pero hasta hace poco virtualmente desconocido en su Albuquerque natal, será finalmente honrado en su ciudad de origen.

La Junta Escolar de Albuquerque decidió el miércoles por unanimidad nombrar oficialmente a una nueva escuela George I. Sánchez --un profesor pionero que jugó un papel clave en algunos de los casos de desegregación escolar más importantes del país.

La nueva Escuela Comunitaria por Colaboración George I. Sanchez estará ubicada en el suroeste de la ciudad, una zona de población mayormente inmigrante y mexico-estadounidense. Se cree que la escuela, que tendrá alumnos de jardín de infancia a octavo grado, es la primera institución en Nuevo México que recibe el nombre de Sánchez.

"Es un gran héroe que casi olvidamos honrar", dijo Luisa Durán, una profesora jubilada de 73 años, a miembros de la junta. "Ustedes probablemente desearán darle a más escuelas su nombre cuando conozcan más su trabajo".

El defensor de los derechos civiles nació en Albuquerque en 1906 y trabajó como maestro rural y director escolar antes de convertirse en uno de los intelectuales hispanos más influyentes del país. Su libro clásico de 1940 "Forgotten People" fue uno de los primeros estudios que documentó la forma en que los hispanos del área de Taos, Nuevo México, fueron perdiendo terreno e influencia debido a la pobreza.

Una lucha política lo obligó posteriormente a salir de Nuevo México. Más adelante aceptó un puesto en Venezuela para capacitar a los profesores de ese país y posteriormente fue contratado por la Universidad de Texas en Austin.

Ahí escribió otros libros, se convirtió en presidente nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) y se carteó con el abogado de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, Thurgood Marshall, sobre la estrategia de desegregación.

En 1960, Sánchez tuvo un rol crucial en la creación de los clubes "¡Viva Kennedy!" A lo largo del suroeste de Estados Unidos para ayudar a John F. Kennedy a ganar una disputada elección presidencial al obtener 90% del voto hispano.

Sánchez murió en 1972.

Aproximadamente una decena de escuelas en Texas y California llevan su nombre.

Después de un artículo de 2012 de The Associated Press sobre Sánchez y cómo era un personaje desconocido en Nuevo México, un grupo de educadores actuales y jubilados empezó a presionar para que Sánchez obtuviera mayor reconocimiento.

___

Russell Contreras está en Twitter como http://twitter.com/russcontreras