Presunto narcotraficante hondureño evitaría juicio

El caso de un presunto líder del cartel hondureño del narco Los Cachiros "será resuelto por alegación" y por lo tanto no irá a juicio, sostuvo el miércoles el fiscal Michael Nadler.

Nadler habló vía telefónica en una breve audiencia realizada en los tribunales federales de Miami, al ser interrogado por la jueza Cecilia Altonaga sobre el estatus del caso de Javier Rivera Madariaga, acusado de asociación ilícita para distribuir cocaína a sabiendas de que sería importada a Estados Unidos.

De ser declarado culpable de estos delitos cometidos entre 2008 y 2013, Rivera enfrentaría una condena máxima a prisión perpetua.

En su primera comparecencia ante el tribunal, el 26 de enero, Rivera se declaró inocente.

Sin embargo, los narcotraficantes suelen cambiar su alegación inicial, declararse culpables y comprometerse a colaborar con las autoridades a cambio de que los fiscales retiren algunas acusaciones o recomienden una pena menos grave.

Rivera, quien está preso en una cárcel federal del sur de Florida, no asistió a la audiencia del miércoles. En su representación acudió el abogado Arturo Hernández, quien solo intervino para pedirle a la jueza que le aclarara qué había expresado el fiscal debido a que no pudo escuchar bien sus declaraciones por el altavoz.

Hernández aclaró a la Associated Press que no era el abogado de Rivera sino que había acudido en lugar de él. El abogado de Rivera, René Sotorrio, no respondió los mensajes de correo electrónicos enviados por la AP.

Javier Rivera y su hermano Leonel fueron declarados narcotraficantes en 2013 junto a sus padres y otros dos hermanos, y han sido señalados como líderes de Los Cachiros, cuyo centro de operaciones está en el departamento hondureño de Colón, en la costa caribe del norte de la nación centroamericana.

Las autoridades estadounidenses han confirmado que Javier y Leonel Rivera se encuentran en Estados Unidos, pero no han revelado detalles de cómo llegaron, si se entregaron o si fueron extraditados. Tampoco hay información disponible en los tribunales federales del sur de la Florida sobre Leonel.

En septiembre de 2013 la embajada estadounidense en Honduras informó sobre un operativo en el que decomisaron a los hermanos Rivera 71 cuentas bancarias.

Más tarde el director de la Oficina de Bienes Incautados de Honduras dijo que las cuentas habían sido vaciadas de antemano y que los hermanos habían sido advertidos de la operación.

En esa oportunidad se confiscaron también cinco empresas, un zoológico, una mina, una inmobiliaria y una compañía ganadera, entre otros bienes, y se congelaron todos sus activos en los Estados Unidos.

De acuerdo con información del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Los Cachiros coordinaban el movimiento de drogas por tierra, mar y aire desde y hacia Honduras para organizaciones de narcotráfico de Colombia y México, entre ellas el Cartel de Sinaloa.