EEUU: Aumenta levemente en enero producción fabril

La producción industrial de Estados Unidos subió ligeramente el mes pasado en Estados Unidos ya que las fábricas produjeron más computadoras, ropa, acero y otros metales, contrarrestando una baja en automóviles y el sector aeroespacial.

La Reserva Federal dijo el miércoles que la producción fabril aumentó 0,2% en enero, luego de un diciembre sin cambios. Los datos indican que la manufactura sigue ayudando al crecimiento económico, aunque es más débil que el año pasado.

La solidez en las contrataciones ha dado a los estadounidenses más dinero para gastar, lo que a su vez ha estimulado de demanda de autos, productos electrónicos y otros artículos. Al mismo tiempo el débil crecimiento económico en el exterior ha lastrado las exportaciones.

La producción industrial total, que incluye minería y el sector de electricidad, aumentó también 0,2%, tras caer en diciembre 0,3%. La producción de electricidad y gas subió 2,3%, con el incremento de la demanda de calefacción. La producción minera bajó 1% debido a una caída grande en la perforación petrolera.

Los precios del crudo han caído en casi la mitad desde mediados del año pasado. Eso ha hecho que las compañías perforadoras se abstengan de explorar nuevos pozos y ha limitado la extracción de crudo y gas, que es incluida en la producción minera.

El aumento de los gastos del consumidor en Estados Unidos apenas está contrarrestando el impacto de la debilidad económica en el extranjero. Los gastos del consumidor crecieron en los últimos tres meses del año a su paso más acelerado en nueve años. Pero las ventas minoristas fueron más débiles en diciembre y enero, con los consumidores sin gastarse aún lo ahorrado por los precios más bajos de los combustibles.

El crecimiento en los 19 países europeos que comparten el euro es débil. Japón acaba de salir de la recesión. Y la economía de China está creciendo a un paso más lento que lo que lo ha hecho históricamente. Las exportaciones estadounidenses cayeron en diciembre, lo que aumentó el déficit comercial a su mayor nivel en dos años.