Enviado ONU: Siria suspendería ataques sobre Alepo 6 semanas

El enviado de Naciones Unidas a Siria dijo el martes que recibió un compromiso del gobierno de Damasco a suspender ataques aéreos y el fuego de artillería sobre la ciudad de Alepo durante seis semanas para permitir probar un plan propuesto por la ONU para "congelar" las hostilidades en la mayor ciudad del país.

Staffan de Mistura informó al Consejo de Seguridad de la ONU en una sesión a puerta cerrada sobre su última iniciativa para encontrar una salida a la devastadora guerra civil. No hubo indicios de cuándo podría comenzar la suspensión de los ataques aéreos, pero el enviado dijo que volverá a Siria "lo antes posible" para evaluar si el compromiso del gobierno es posible y para anunciar la fecha de inicio.

Calificó este indicio de rayo de esperanza. Y siguió haciendo hincapié en una solución política para el conflicto que dura ya casi cuatro años.

Pero sigue habiendo dudas. De Mistura tiene que obtener ahora el apoyo de la oposición a su plan, que incluye una petición para que suspendan el lanzamiento de cohetes y mortero durante el mismo periodo. Y el embajador de Siria en la ONU declinó realizar comentarios tras la reunión del consejo.

"Seamos sinceros. No me hago ilusiones", dijo De Mistura a periodistas. "Basándonos en experiencias pasadas, es un tema difícil de conseguir".

Esta fue la primera reunión informativa de De Mistura desde que explicó su plan en octubre, y miembros del consejo quisieron saber qué tipo de apoyo recibió, si es que fue alguno, del presidente Bashar Assad en la reunión que mantuvieron a principios de este mes.

Alepo está dividida en dos zonas, el oeste controlado por los rebeldes y el este que está en manos de tropas del gobierno. De Mistura quiere una "zona de congelación" supervisada por la ONU que calme la violencia en la ciudad, permita el acceso de más ayuda humanitaria y sirva de primer paso hacia una solución más amplia al conflicto. "Nuestra esperanza es que Alepo pueda ser una señal de buena voluntad, una medida que genere confianza y que pueda facilitar el reinicio de un proceso político con un horizonte político claro", dijo el mes pasado en Ginebra.

Pero activistas de la oposición en Alepo han expresado su miedo a que el gobierno aproveche la tregua para reunir a sus fuerzas para combatir en otras zonas, y cuestionan la efectividad de un alto el fuego con combatientes del grupo Estado Islámico en la zona. Y el Frente Nusra, la filial de al-Qaida en Siria, desestimó recientemente la propuesta del enviado calificándola de conspiración que permitiría que las fuerzas del gobierno se reagrupasen para más asaltos.

El representante en la ONU de la Coalición Nacional Siria de la oposición, Najib Ghadbian, dijo el martes que estaban esperando a ver una propuesta detallada de De Mistura. "El cumplimiento del régimen de Assad con cualquiera de esas propuestas será juzgado por sus acciones, no por sus palabras. Y hasta el momento, sus acciones han sido solo la brutalidad y el terror", dijo.

Treguas locales han tenido éxito en varias zonas cerca de Damasco y de la ciudad de Homs, en el centro del país, pero los acuerdos fueron vistos como desequilibrados en favor del gobierno y el Departamento de Estado de Estados Unidos los describió como próximos a "acuerdos de rendición".

Naciones Unidas estima que en el conflicto han muerto 220.000 personas. Millones han huido a países vecinos.

El enviado del organismo dijo al Consejo el martes que el grupo Estado Islámico no se ha adentrado en la parte occidental de Siria y que ninguno de los bandos enfrentados logró avances significativos desde su última sesión informativa, dijeron diplomáticos. También advirtió que siria sigue siendo un terreno fértil para grupos armados radicales.