Humala cambia a 5 ministros, incluido el más popular

El presidente Ollanta Humala modificó parcialmente el martes su gabinete al relevar a cinco ministros, incluido al popular ministro del Interior y al de la cartera clave de Energía y Minas, ambos cuestionados por la oposición peruana tras una violenta protesta hace una semana contra una empresa de hidrocarburos.

El sociólogo José Pérez Guadalupe asumió el cargo de ministro del Interior en reemplazo del retirado general del ejército Daniel Urresti, quien era el funcionario más popular del gobierno, según encuestas, pero cuya salida fue exigida por la oposición parlamentaria. Guadalupe es el séptimo ministro del Interior durante la gestión de Humala, la cartera con más cambios desde que él comenzó a gobernar en julio de 2011.

Unos 1.700 policías frenaron el martes 10 de febrero a cientos de vecinos de la ciudad de Pichanaki en la selva peruana que intentaron ingresar a un depósito de materiales de la empresa Pluspetrol, la cual realiza exploraciones de gas natural en la Amazonía central. El choque dejó un muerto y más de 30 heridos por armas de fuego.

La abogada Rosa Ortiz, la nueva ministra de Energía y Minas, dijo a la televisora estatal que durante su gestión habrá una "mayor comunicación" a la población sobre los proyectos de extracción de hidrocarburos y minería, que son dos de las principales actividades de la economía nacional, cuyo crecimiento en 2014 apenas llegó a 2,3%, el índice más bajo desde 2009.

Otros ministros relevados y reemplazados pertenecen a las carteras de Justicia, Trabajo y de la Mujer. Once ministros adicionales permanecieron en sus cargos, entre ellos el canciller y el de Economía.

La llegada de Urresti al cargo de ministro del Interior en 2014 adquirió la mayor relevancia política nacional por estar bajo investigación fiscal desde 2013 como uno de los presuntos responsables del asesinato en 1988 del periodista Hugo Bustíos, que cubría en la ciudad andina de Huanta los abusos y torturas de los uniformados en contra de la población civil durante el conflicto armado interno que desangró a Perú entre 1980 y 2000.

En 2008 otros dos militares fueron condenados a más de 15 años de cárcel por la muerte de Bustíos, quien fue acribillado y su cadáver dinamitado. Luego uno de los oficiales sentenciados acusó a Urresti de integrar el grupo de asesinos. El fiscal Luis Landa debe presentar antes de julio los resultados de su investigación para determinar si acusa o no al ahora ex ministro.

Una encuesta nacional de la firma líder Ipsos Perú divulgada el domingo otorgó a Urresti una aprobación de 44% y lo consideró el funcionario con mayor aprobación de los peruanos por su "mano dura" en la lucha contra la delincuencia. El mismo sondeo da a Humala 22% de aprobación, uno de los índices más bajos de su gestión, la cual culmina en julio de 2016.