Siria dispuesta a suspender ataques en Alepo

El enviado de Naciones Unidas a Siria afirmó el martes que ha recibido un compromiso por parte del gobierno sirio de suspender los ataques aéreos contra la ciudad de Alepo por seis semanas para permitir probar un plan propuesto por la ONU de "congelar" las hostilidades en la ciudad más grande del país.

Staffan de Mistura informó al Consejo de Seguridad en sesión cerrada de sus más recientes informes para encontrar una solución a la guerra civil. No hubo indicativos de cuándo iniciaría la suspensión de bombardeos, pero el enviado dijo que volvería a Siria "lo más pronto posible" para valorar si es posible el compromiso del gobierno y anunciar una fecha de inicio.

Definió esta noticia como un rayo de esperanza y mantuvo el énfasis en una solución política al conflicto de casi cuatro años.

Pero persisten las dudas. De Mistura ahora debe recibir el apoyo de la oposición para el plan. Y el embajador de Siria ante Naciones Unidas no emitió comentario tras la junta de consejo.

"Seamos honestos. No me hago ilusiones", señaló De Mistura a la prensa. "Basándome en experiencias previas, es un tema difícil de alcanzar".

Este fue el primer informe de De Mistura ante el consejo desde que explicó su plan de congelamiento en octubre, y los miembros del Consejo de Seguridad querían saber qué clase de apoyo, de existir, recibió por parte del presidente Bashar Assad en su reunión con De Mistura este mes.

Alepo está dividida entre el oeste controlado por los rebeldes y el este gubernamental. De Mistura quiere una "zona de congelamiento" monitoreada por Naciones Unidas que calme la violencia, permita el acceso de ayuda humanitaria y actúe como el primer paso hacia una solución del conflicto. "Nuestra esperanza es que Alepo pueda ser una señal de buena voluntad, una medida para construir confianza que pueda facilitar el reinicio del proceso político", señaló el mes pasado en Ginebra.

Pero los activistas de oposición con base en Alepo han expresado temor de que el gobierno explote la tregua para reunir más tropas y combatir en otro sitio, y han cuestionado cómo un cese al fuego funcionaría con los rebeldes del grupo Estado Islámico en la región. Y el Frente Nusra, afiliados a Al Qaeda en Siria, recientemente rechazaron la propuesta de De Mistura por considerarla una conspiración que le permitiría al gobierno de Siria y sus tropas reagruparse para más ataques.