Fuerzas sirias capturan aldeas cerca de Alepo

Fuerzas del gobierno sirio con apoyo de milicianos libaneses de Jezbolá tomaron varias aldeas cerca de Alepo en ataques relámpago al martes, con lo que se acercaron a su objetivo de asediar los barrios en poder de los rebeldes en la ciudad más grande del país, dijeron activistas.

Las fuerzas cortaron la carretera de Alepo a la frontera turca, según el activista local Amer Hassan y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

El Observatorio dijo que al menos 39 combatientes de la posición y 20 soldados y milicianos murieron en los choques del martes. El grupo activista Centro de Medios de Alepo y el Observatorio dijeron que los rebeldes reaccionaron y recuperaron al menos una de las localidades perdidas durante el día.

Alepo, la antigua capital comercial de Siria, está divida en sectores en manos de uno y otro bando desde 2012. Las fuerzas del gobierno estaban a la ofensiva desde hace meses para tratar de rodear la parte de la ciudad en poder de los rebeldes, pero sin lograr avances importantes, al menos hasta el inicio de las operaciones del martes.

Si las fuerzas del gobierno logran sitiar las áreas en poder de la oposición, será la mayor amenaza a las posiciones rebeldes desde 2012.

La prensa estatal siria no informó sobre la ofensiva. La televisión estatal informó que los rebeldes atacaron con su artillería los barrios en poder del gobierno, mataron a cinco personas e hirieron a 15.

Por otra parte, el enviado de la ONU, Staffan de Mistura, informaba al Consejo de Seguridad en las próximas horas sobre su reunión con el presidente sirio Bashar Assad la semana pasada en Damasco, cuando analizaron el plan del enviado para congelar las hostilidades en Alepo.

"Las fuerzas del régimen han realizado un gran avance en las últimas horas", dijo el activista Hassan vía Skype desde la ciudad norteña de Azaz.

El director del Observatorio, Rami Abdurrahman, dijo que las fuerzas del gobierno y Jezbolá enviaron refuerzos a la provincia de Alepo en los últimos días antes de la ofensiva.

Añadió que las fuerzas del gobierno avanzaban hacia dos aldeas chiís cercanas que asediaban desde hacía casi dos años.