Hollande: Actos antisemitas amenazan a Francia

El presidente francés Francois Hollande dijo en una visita el martes a un cementerio judío vandalizado en el oriente de Francia que el aumento de los actos contra judíos y musulmanes amenaza los cimientos del país.

Hollande habló en el pequeño poblado de alsaciano de Sarre-Union, donde 250 tumbas de judíos fueron profanadas durante el fin de semana.

El mandatario señaló que el antisemitismo y los actos contra musulmanes han aumentado en el país, notablemente después del atentado el mes pasado en París contra un semanario satírico y un mercado de alimentos judíos que dejaron 20 muertos, entre ellos el agresor.

"¿Debemos poner soldados a cuidar los cementerios?", preguntó el presidente en un discurso después de recorrer las lápidas derribadas.

"¿Cómo comprender lo innombrable, lo injustificable, lo insoportable?", dijo Hollande. "Esta es la expresión de los males que carcomen la república".

Hollande prometió firmeza a la hora de buscar y enjuiciar a los que realicen actos antisemitas o racistas.

Cinco adolescentes locales --sin antecedentes penales-- han sido detenidos en relación con la profanación del cementerio, pero no fueron acusados de inmediato.

Hollande dijo que las actividades antisemitas aumentaron en 21014 al doble en comparación con 2013, y que los actos contra musulmanes sólo en el mes posterior a los atentados totalizaron la misma cantidad que todo el año anterior.

Esas cifras fueron destacadas en un informe sobre Francia emitido el martes por Nils Muiznieks, comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa. La tendencia al alza es parte de un aumento generalizado del racismo en Francia, que indica que los actos de discriminación y odio resisten los intentos del gobierno por derrotar la persistente intolerancia.

El sentido de inseguridad ha llevado a algunos judíos franceses a mudarse a Israel, exhortados por el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Algunas tumbas en el cementerio de Sarre-Union datan de 1770 y la extensión de la destrucción ha afectado profundamente a los judíos franceses.

"Este delito antisemita, este delito contra la naturaleza... ¿cómo puede perdonarse?", dijo Rene Gutman, rabino principal de la ciudad de Estrasburgo.