Legisladores presionan a Amtrak para que permita mascotas

Todo comenzó con Lily, una bulldog francesa de 15 libras (6,8 kilos) de color blanco, con la cara de un tipo duro y la personalidad de una princesa.

Ella y su propietario, el representante Jeff Denham, de California, hacen viajes ocasionales en avión de costa a costa. Pero cuando Denham intentó llevársela en un tren de Amtrak, hace un par de años, descubrió que sólo los perros guía podían subir a los ferrocarriles interurbanos.

Es una política que el congresista republicano intenta cambiar desde entonces, y parece estar ganando apoyos.

Denham, un republicano que preside un subcomité de la Cámara de Representantes que supervisa a las agencias que regulan el sector ferroviario del país, dijo que permitir que la gente lleve a perros y gatos pequeños en transportines fomentaría que más personas viajen por tren, y llevaría unos ingresos muy necesitados a un negocio que depende del dinero de los contribuyentes.

Por ahora, Denham ha tenido éxito al convencer al servicio de trenes para que haga pruebas con mascotas en dos rutas de Illinois. Unos 145 pasajeros aprovecharon esa opción el año pasado, con una participación que crece de forma gradual cada mes conforme más viajeros descubren que pueden llevar una mascota.

Ahora, Denham ha auspiciado una ley que expandiría el servicio a nivel nacional. El texto requeriría que Amtrak, la compañía que gestiona los trenes interurbanos estadounidenses, establezca una nueva política para mascotas para los pasajeros que viajan menos de 750 millas (1.200 kilómetros). Veintitrés legisladores han apoyado la legislación, desde republicanos conservadores como Tom McClintock hasta demócratas liberales como Mike Honda. Ambos proceden de California.

Denham dijo que su propuesta también podría abrir camino para considerar una legislación este año que establezca cuánto dinero proporciona el gobierno federal a Amtrak.

"Está siendo muy bipartisano", comentó sobre sus propuestas. "Los miembros que tienen mascotas tienen un interés especial, pero desde luego hemos recibido más y más apoyo en todo el país".

Amtrak podría cambiar la norma por su cuenta. Sus responsables han dejado claro que apoyan el concepto, pero también que están en la fase de estudio. Por ejemplo, una de las preguntas que tendrán que resolverse es el límite en la distancia que pueden recorrer los pasajeros con mascotas. Después de todo, perros y gatos también necesitan descansos para hacer sus necesidades.