Bundesliga quiere mejor sus ingresos por transmisión de TV

La Bundeliga mira con envidia el más reciente acuerdo logrado por la Liga Premier inglesa y está lista para tomar medidas impopulares que le permitan renegociar su contrato para hacerlo más lucrativo.

Funcionarios de la Bundesliga dicen que los sorprende el acuerdo alcanzado por la Liga Premier por 8.000 millones de dólares para la transmisión local de sus partidos de 2016 a 2019, pero ahora quieren "una discusión honesta" en torno a la manera en que pueden cerrar la brecha de ingresos.

El actual contrato de la Bundesliga con Sky Alemania representa ingresos promedio de 628 millones de euros (715 millones de dólares) por temporada, unas cuatro veces menos de lo que recibirá la Liga Premier de acuerdo con el nuevo acuerdo.

Las discusiones parecen enfocadas a buscar la forma de escalonar los horarios de partidos y ampliar el calendario de juegos.

En Alemania se llama a esto "calendario salami" y enfrenta una vehemente oposición de los aficionados. Intentos anteriores de escalonar los horarios fracasaron ante el rechazo de los seguidores y los encuentros del sábado por la noche no funcionaron porque los índices de audiencia fueron bajos porque no existe la costumbre de ver fútbol en ese horario y rápidamente fueron eliminados.

Actualmente la jornada inicia con un partido el viernes por la noche, cinco que se juegan simultáneamente el sábado, un partido nocturno y dos encuentros el domingo en horario distinto. La liga también toma un largo receso de invierno que este año comenzó el fin de semana previo a Navidad y finalizó el último fin de semana de enero.

La Liga Premier, mientras tanto, mantiene su calendario atiborrado de partidos durante las fiestas del fin de año.

Dirigentes de la Bundesliga apenas pueden creer que los clubes del sótano de la liga inglesa ganen más por transmisiones que el Bayern Munich.

La liga alemana negociará un nuevo contrato el año próximo que entrará en vigor en 2017.

Klaus Allofs, director operativo del Wolfsburg, dijo que en la nueva negociación "no debe haber temas tabú". Indicó que la liga ha mantenido un calendario compacto en fines de semana para satisfacer los deseos de los aficionados "pero tiene que haber compromisos".

Su colega del Moenchengladbach, Max Eberl, dijo que "las tradiciones quizá tengan que romperse" para ser competitivos en el terreno financiero.

La reacción de los seguidores, que consideran sagrado el horario de las 3.30 de los sábados, no se hizo esperar: "No al modelo inglés" decía una manta desplegada por seguidores del Bayern Munich.

La liga española aprobó un plan para centralizar las ventas de los derechos de transmisión en un modelo similar al inglés que, esperan, lleve a una distribución de los ingresos más equitativa. El acuerdo actual está sesgado a favor del Real Madrid y Barcelona.

La Serie A italiana, afectada por violencia en los estados, el racismo y estadios decrépitos, recibe la mayoría de sus ingresos de la transmisión doméstica y recibe unos 857 millones de euros (casi 1.000 millones de dólares) cada temporada.