El caso contra Strauss-Kahn, escandaloso pero débil

Dominique Strauss-Kahn ha testificado que organizó orgías mientras manejaba la crisis financiera mundial, que fue "brusco" con sus "conquistas" sexuales y que necesitaba tener relaciones sexuales con una frecuencia excepcional, pero en su juicio por prostitución en Francia no ha salido a relucir que Strauss-Kahn haya hecho algo ilegal.

En momentos que el juicio entra en tu tercera y última semana, parece cada vez más probable que el otrora candidato presidencial saldrá de todo con sus antecedentes penales limpios.

Strauss-Kahn, uno de 14 enjuiciados, está acusado de proxenetismo con agravantes por varias fiestas de tipo sexual en Francia, Washington y Bruselas, mientras era director del Fondo Monetario Internacional y estaba casado.

Insiste en que no sabía que las mujeres en cuestión eran prostitutas. Dos de sus coacusados dicen que ellos contrataron y pagaron a las mujeres y levantaron un muro de silencio para asegurar que Strauss-Kahn no supiera lo que sucedía.

Incluso el procurador no creía que haya suficientes pruebas para condenar a Strauss-Kahn y alegó en 2013 que no se le debía encausar. Las leyes francesas contemplan que los jueces investigadores pueden pasar por encima de las recomendaciones del procurador y enjuiciar a alguien, lo que es el caso de Strauss-Kahn.

El ex funcionario enfrenta 10 años en prisión y multas de 1,5 millones de euros (1,7 millones de dólares) si lo declaran culpable, pero el procurador Frederic Fevre pudiera pedir la exoneración de Strauss-Kahn durante los argumentos finales el martes y centrarse en lograr la condena de otros acusados en un grupo de prostitución que funcionaban en el Hotel Carlton en Lille.

Durante tres días testimonios surrealistas por parte de Strauss-Kahn sobre las fiestas sexuales, el procurador y su asistente permanecieron prácticamente en silencio.

Dos prostitutas, a veces en medio de lágrimas, describieron escenas "bestiales" de prácticas sexuales brutales. Una dijo que se sentía como un pedazo de carne en un matadero de reses.

Los testimonios mostraron lo que un abogado dijo es la "realidad sórdida y oscura" del negocio del sexo, pero todas las prostitutas citadas en el encausamiento, entre ellas las dos que testificaron en el juicio, dijeron que participaron por voluntad propia y que Strauss-Kahn nunca les pagó directamente. Testificaron que nunca le dijeron a Strauss-Kahn que eran prostitutas pagadas.

Hasta el abogado de un acusado reconoció que el caso no está definido. "Tengo la certeza absoluta de que el señor Strauss-Kahn sabía que había algunas prostitutas. ¿Es eso suficiente para establecer un delito de proxenetismo? Eso los discutiremos", dijo el abogado David Lepidi.

Strauss-Kahn perdió su empleo en el FMI y sus aspiraciones presidenciales en 2011 cuando fue arrestado en Nueva York bajo acusaciones de que agredió sexualmente a una sirvienta en un hotel. Esos cargos fueron desestimados posteriormente y hubo una solución extrajudicial. También fue acusado de intento de violación de una escritora francesa, pero ese caso se desestimó porque proscribió.

El caso de Lille es el primero que llega a juicio y Strauss-Kahn declaró abiertamente que participó en relaciones sexuales, pero dijo que las mujeres presentes eran "libertinas" como él.

___

Charlton reportó desde París. La periodista de The Associated Press Catherine Gaschka en Lille contribuyó a este despacho