Hijo de Bachelet se defiende en préstamo polémico

Sebastián Dávalos --hijo de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet-- defendió la legalidad de su papel en la concesión de un préstamo a su esposa, por cuyas críticas renunció este viernes a su cargo en el palacio presidencial de La Moneda. Fueron sus primeras declaraciones sobre la polémica.

En una entrevista exclusiva al diario El Mercurio del domingo, Dávalos alegó que sus acciones no fueron ilícitas ni "imprudentes" porque estaba trabajando en el ámbito privado y al margen del gobierno.

The Associated Press trató de contactarse con Dávalos, pero no obtuvo respuesta por el momento.

El hijo de Bachelet presentó el viernes la renuncia a su cargo como director sociocultural de La Moneda tras las crecientes críticas y la polémica por el trato privilegiado otorgado a su esposa para recibir un préstamo bancario de 10 millones de dólares.

La revista chilena Qué Pasa informó la semana pasada que la empresa Caval, de la que es copropietaria Natalia Compagnon, nuera de Bachelet, no había recibido el préstamo de otras instituciones bancarias, pero el Banco de Chile aceptó luego de que el hijo de Bachelet y su esposa se reunieran con su vicepresidente, Andrónico Luksic, uno de los hombres más adinerados del país.

El préstamo se recibió días después de que Bachelet resultara elegida presidenta de la República.

Según Dávalos, la reunión con Luksic no fue imprudente. "No creo que haya sido imprudente por una razón súper sencilla: si yo trabajo en el mundo privado, como llevaba trabajando mucho tiempo, no puedo estar preocupado de lo que pasa en el gobierno", afirmó.

La controvertida reunión "se gestó en un marco entre privados, durante el gobierno de Sebastián Piñera, en una época en que yo trabajaba en el sector privado como trabajador dependiente de Caval Inversiones", apuntó, señalando que cuando el préstamo se empezó a gestionar Bachelet no era siquiera candidata a la presidencia.

El dinero se utilizó para comprar terrenos por unos 10 millones de dólares, que posteriormente se vendieron en 15 millones.

Dávalos también señaló que Bachelet se enteró del asunto seguramente por la prensa.

"La Presidenta no tiene nada que ver con esto y no tiene por qué estar al tanto, ni tiene por qué saber lo que hacen los privados", apuntó Dávalos. A pesar de lo cual "pido perdón por el daño que se ha hecho al gobierno" ya que el caso "se publicita como si aquí hubiese una cuestión extraña, delictiva, criminal, que no existe, que no es real, y entiendo que en ese contexto el gobierno y la Presidenta pueden haber salido dañados de imagen", señaló.

La renuncia de Dávalos se produce tras una semana de creciente presión y fuertes críticas desde distintos sectores políticos, incluidos la Nueva Mayoría que lidera Bachelet y el Partido Socialista en el que milita.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras descartó este jueves, sin embargo, que hubiera "infracciones legales" en la concesión del crédito.

Bachelet se encuentra de vacaciones y no se ha pronunciado por el momento sobre esta cuestión.