Messi despacha a Levante con triplete

La sociedad que forman Lionel Messi y Neymar sigue a pleno rendimiento en el Barcelona, que goleó 5-0 el domingo al visitante Levante en la liga española con un triplete del argentino, otro tanto del brasileño y un golazo del uruguayo Luis Suárez.

Messi y Neymar se han combinado para 24 dianas en sus diez últimas apariciones, catapultando al equipo azulgrana a su 11ma victoria consecutiva en todas las competiciones.

El triunfo permite al Barsa seguir a un punto del líder Real Madrid en el campeonato de liga, después de que los blancos ganaran el sábado al Deportivo de La Coruña por 2-0 y se colocaran con 57 unidades.

Neymar marcó a los 17 minutos asistido por Messi, quien amplió a los 38, 59 y 65 para firmar su 31er "hat-trick" como azulgrana y alcanzar los 26 goles en liga; a solo dos del madridista Cristiano Ronaldo, quien figura cómo máximo cañonero por la 23ra fecha. Suárez, ingresado de suplente, añadió un tanto de bella factura a los 73 para su cuarta diana del torneo.

"Estamos entendiéndonos bien con Suárez y Leo, son dos genios. La dinámica ya la tenemos. Las cosas salen fáciles", comentó tras el triunfo Neymar, quien cuenta 17 redes.

"Estoy muy satisfecho: esta victoria nos refuerza claramente", valoró el técnico Luis Enrique. "Que Messi participe de mucho es clave. La idea es disfrutar al máximo. Supo solventar todas las dificultades".

El Barsa es segundo en la tabla de posiciones con 56 unidades, mientras que el Atlético de Madrid perdió 2-0 en cancha del Celta de Vigo y sigue tercero con 50 puntos.

Una semana después de golear a Madrid, el equipo dirigido por el argentino Diego Simeone vio truncada una racha de cuatro victorias seguidas y perdió impulso en su intento de revalidar el título de campeón.

"Elegí una mala formación, no salió bien y perdimos 45 minutos, pero el Celta jugó muy bien. Seguimos compitiendo", analizó Simeone.

Manuel Agudo "Nolito" (59) y el chileno Fabián Orellana (71) marcaron por el Celta del también argentino Eduardo Berizzo, que clasifica noveno.

"Jugamos un partido muy paciente, evitamos las contras y mostramos nuestro fútbol ante el último campeón", explicó Berizzo.

En otros partidos, el Valencia ganó 1-0 al visitante Getafe con un penal de Alvaro Negredo (71) y se mantiene cuarto, en la última plaza que da boleto a jugar la próxima Liga de Campeones.

Alberto Bueno (51) y Gael Kakuta (69) firmaron la victoria local del Rayo Vallecano, 2-0 sobre Villarreal, que sigue sexto.

No hubo opción para el penúltimo Levante en el estadio Camp Nou, salvó una temprana acción de Jordi Xumetra que malgastó David Barral con un disparo a la grada. Apercibido, el Barsa se arremangó y dominó el partido por talento y esfuerzo, sobre todo en la presión adelantada sobre el conjunto "granota", incapaz de alcanzar con clarividencia la línea divisoria de la cancha.

Messi mandó alto un primer servicio de Neymar, pero la sociedad volvió a exhibir su buena sintonía poco después con el excelente balón cruzado del argentino para el brasileño, quien golpeó con el tobillo, bombeando la pelota sobre el arquero y depositándola en el arco.

"Leo" ajustó el punto de mira con un remate junto al poste y ya no perdonó su tercera oportunidad, surgida de un robo en territorio rival del central Marc Bartra y profundización para el rosarino, quien cruzó a gol con la derecha.

El Barsa tardó un cuarto de hora en entrar en calor en la segunda mitad, pero en cuanto afinó la máquina, finiquitó el partido. En jugada de vertiginosas combinaciones, Pedro Rodríguez no alcanzó una cesión de Neymar, pero alargó la secuencia y cruzó a su vez un balón en dirección a Messi, quien empujó a placer.

El triplete para el argentino llegó de penal forzado por Neymar, quien dejó a continuación su lugar a Suárez, y el uruguayo se regaló un homenaje con un golazo de tijera, servido desde la izquierda por Adriano.

Messi buscó el cuarto de volea, pero Diego Mariño se lució despejando de puños y el rosarino dejó su cifra como máximo goleador de la historia de la liga en 269 dianas, justo el día en que jugaba su partido 300 en la competición.

El Celta exhibió sus recursos ante un Atlético desacertado en Vigo y dominó la primera mitad, aunque debió esperar a la segunda para cobrar ventaja de mediante un penal forzado y lanzado por Nolito, recolector de ocho dianas en el campeonato.

El partido enloqueció a partir de allí, con un disparo del visitante Saúl Ñíguez que repelió como pudo Sergio Alvarez y un error del argentino Joaquín Larrivey con todo a favor por los celtiñas.

Suplido Fernando Torres al descanso, Antoine Griezmann asumió galones en el ataque rojiblanco y forzó otra buena atajada de Alvarez de tiro raso. Pero fue Orellana quien subió el segundo con un violento latigazo cruzado; y casi repitió el chileno, negado por Miguel Moyá en los instantes finales.

"Enfrentamos un gran equipo que jugó muy bien. No aprovechamos nuestras ocasiones en la segunda mitad. Nos vamos tristes", comentó el uruguayo Diego Godín.