Papa a nuevos cardenales: Abandonen orgullo, ira y envidia

El papa Francisco dio la bienvenida el sábado a 20 nuevos cardenales a la élite de purpurados que elegirá al futuro pontífice y en un mensaje firme de amor les pidió que dejen de lado su orgullo, envidia e intereses personales y sirvan con caridad.

Francisco emitió sus directrices tajantes durante la ceremonia efectuada en la Basílica de San Pedro en la que elevó a los nuevos "príncipes de la iglesia" al Colegio de Cardenales y les entregó sus capelos que los distinguen en ese rango.

El papa emérito Benedicto XVI asistió a la ceremonia; estuvo sentado en primera fila lateral en la basílica, en una confluencia única de pontífices del pasado, el presente y el futuro.

Benedicto XVI recibió un abrazo de Francisco al inicio y al final de la ceremonia, en tanto que numerosos cardenales hicieron fila para saludarlo mientras se retiraban en procesión del lugar.

Muchos de los nuevos cardenales provienen de diócesis de zonas remotas, a menudo minimizadas, donde los católicos son minoría, en un reflejo de la insistencia de Francisco de que la iglesia extienda su mirada hacia la periferia y le confiera representación al interior.

Muchos de los recién ascendidos a purpurados, al igual que Francisco, han enfocado en los pobres y los desfavorecidos las labores de sus ministerios.

En su homilía, Francisco recordó a su nuevos colaboradores que ser cardenal no es un premio ni un título de lujo, sino una manera de servir mejor con humildad y cariño desde la iglesia.

El pontífice les advirtió que ni siquiera los purpurados están inmunes a la tentación de la envidia, la ira y el orgullo, ni de buscar sus propios intereses aún bajo "el manto de una apariencia noble".

"Incluso aquí, la caridad, y solo la caridad, nos libera", afirmó.

"Sobre todo nos libera del peligro mortal de la ira reprimida, de esa ira llameante que nos hace rumiar ante las ofensas en nuestra contra. No. Esto es inaceptable en un hombre de la iglesia", apuntó.

En cierta forma, las palabras severas de Francisco constituyeron una versión bajada de tono de su virulenta crítica que dirigió antes de Navidad a la burocracia del Vaticano. Después mencionó 15 males que pueden afligir a los hombres de la iglesia incluso a sus niveles más altos, como el "Alzheimer espiritual" y el "terrorismo del chismorreo".

Entre los nuevos cardenales que nombró el papa figuran cinco latinoamericanos entre estos el colombiano José de Jesús Pimiento Rodríguez, quien no pudo viajar a Roma debido a su edad: cumple 96 años la semana entrante y le será enviado el capelo.

___

Nicole Winfield está en Twitter como www.twitter.com/nwinfield.