Nueva tormenta cubre de nieve a Nueva Inglaterra

Nieve y peligrosos fuertes vientos azotaron Nueva Inglaterra por cuarta ocasión en menos de un mes, en el más reciente golpe que recibe una región donde han caído hasta 1.80 metros (6 pies) de nieve en algunas zonas.

Una advertencia por ventisca entró en efecto en las zonas costeras de Connecticut a Maine hasta el próximo lunes ante la posibilidad de que cayeran entre 20 y 35 centímetros de nieve (8 a 14 pulgadas) en el sur de Nueva Inglaterra y hasta 61 centímetros (2 pies) en Maine. Una onda gélida seguirá, con temperaturas mínimas de hasta 23 grados Celsius bajo cero en algunas áreas.

El meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología, William Babcock, dijo que las condiciones de las carreteras serán peligrosas luego de que fuertes y constantes vientos azotarán la nieve seca.

"Lo mejor que puede hacer la gente el domingo es quedarse en casa", señaló.

Babcock dijo que las ráfagas podrían ser de hasta 120 kilómetros (75 millas) por hora, parecidas a la velocidad de los vientos en los huracanes, en Cape Cod. Funcionarios advirtieron la posibilidad de cortes de energía eléctrica y el norte y algunas zonas costeras vulnerables enfrentan posibles inundaciones y erosión de la playa, de acuerdo al Servicio Nacional de Meteorología.

El mal clima se ha esparcido por varios estados - advertencias de tormenta invernal se extendieron al oeste hacia Michigan y Ohio, donde los bancos de nieve provocaron un accidente carretero que mató al menos a dos personas. Otro accidente en el que se involucraron varios camiones de carga se reportó justo afuera de Columbus y otro choque relacionado con la tormenta en Buffalo, cobró la vida de una persona.

En Nueva Inglaterra, autoridades de transportación tomaron varias precauciones. Casi 400 vuelos para el domingo han sido cancelados en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston, y no se programaron nuevos. La Autoridad de Transporte Portuario de Massachusetts canceló todos sus servicios para el domingo en el área de Boston.

El gobernador Charlie Baker solicitó a los conductores no manejar bajo la tormenta, pero no prohibió los traslados. Dijo el sábado que la gente tiene, probablemente, hasta la media noche para prepararse para la tormenta en Día de San Valentín.

"Es una velada de Cenicienta para disfrutar con sus seres queridos", dijo.

En el distrito financiero de Boston, Carlos Stein, director de bebidas del restaurante The Palm, dijo el sábado que el negocio no se ha visto muy afectado.

"Tenemos a muchos que llegan tarde, pero todos llegan", comentó Stein. "Se ve muy mal afuera, mucho viento, pero los caminos aún no están tan mal.

Equipos trabajan para remover las grandes cantidades de nieve que congestionaron calles y provocaron varios colapsos en los techos de las casas.

___

Los periodistas de The Associated Press Ben Thomas en Revere, Philip Marcelo en Boston, Pat Eaton-Robb en Storrs, Connecticut, y Albert Stumm Filadelfia, contribuyeron a este despacho.