"Virunga" muestra drama de los gorilas

El amor entre los guardias en África Central y los gorilas de la montaña se traduce a imágenes en "Virunga", un documental nominado al Oscar para cuyo director se trata de la historia de David y Goliat, con los guardabosques y conservacionistas enfrentándose con sus pocos recursos a los contrabandistas, grupos armados y compañías petroleras.

La película sobre el Parque Nacional de Virunga, un sitio patrimonio de la humanidad de la Unesco en el este de Congo, tiene escenas de acción y suspenso pero en la naturaleza. Entre las personas entrevistadas está Andre Bauma, un valiente guardia que recibe gorilas huérfanos; el jefe de los guardias Emmanuel de Merode, un descendiente de la realeza belga, y Melanie Gouby, una periodista independiente francesa que graba con una cámara oculta escenas que ponen tenso al público.

Los acontecimientos dramáticos se desarrollan en el encantador paisaje de Virunga, una joya de la biodiversidad que tiene bosques, manglares, sabana y volcanes activos, además de ser la casa de un cuarto de los gorilas de la montaña sobrevivientes en el planeta, pero también de varios grupos armados.

"Quizá lo pude grabar en un teléfono celular y la gente seguiría diciendo 'oh se ve hermoso''', dijo el director Orlando von Einsiedel en entrevista con The Associated Press. Pero a pesar de esto, dijo, muy poca gente sabe del parque.

El largometraje nominado a mejor documental, cuyo productor ejecutivo es Leonardo DiCaprio, ha generado mucha atención antes de los Oscar del 22 de febrero que se celebrarán en Hollywood. El expresidente President Bill Clinton asistió a una función reciente de "Virunga" en Nueva York. La experta en primates Jane Goodall dijo que es "una llamada de atención".

El documental fue estrenado en Netflix con la esperanza de llegar al mayor público posible y su publicidad ha servido para impulsar la batalla por la conservación y un esfuerzo mayor para lograr una economía sostenible, a favor de Virunga. El turismo ha aumentado, se han desatado las donaciones y los proyectos de hidroeléctricas y otros programas de creación de empleo están avanzando, dijo von Einsiedel.

Pero Virunga sigue siendo vulnerable, según las personas que lo apoyan. Cerca de 140 guardias del parque han sido asesinados en los últimos 15 años de acuerdo con von Einsiedel.

"Todavía hay muchos asuntos serios de seguridad", dijo de Merode. "Todos estos son problemas que se relacionan al tráfico ilegal de recursos".

De Merode, quien fue seriamente herido por hombres armados en el Congo el año pasado, dice que todavía hay grupos armados operando en el parque a pesar de una ofensiva militar de 2013 que dispersó al grupo rebelde M23. Otro grupo rebelde, FDLR, ha estado activo en la zona por dos décadas y está en la industria el carbón, culpada por destruir el hábitat de los gorilas.

De Merode dijo que también existen temores por las posibles iniciativas de la empresa británica SOCO International que podría tratar de extraer petróleo en el parque.

El año pasado SOCO International accedió a no hacer excavaciones en busca de petróleo en Virunga, a menos de que el Congo y la Unesco estén de acuerdo en que no afectara al parque. Pero de Merode y von Einsiedel, temen que la compañía trate de extraer petróleo ilegalmente del parque en una etapa posterior.

La Iglesia de Inglaterra, una de las inversionistas de SOCO International, expresó su sorpresa ante las conductas supuestamente retratadas en Virunga y dijo que podría considerar vender sus acciones.

SOCO International ha dicho que su "área de interés" se ha limitado al Lago Eduardo y la sabana adyacente en Virunga, que no tienen hábitats de gorilas, los volcanes del parque y su selva ecuatoriana. Ha criticado el documental por decir que es parcial y que no refleja adecuadamente el compromiso ético de la empresa.

Robert Richter, documentalista estadounidense y productor quien ha sido juez de festivales internacionales, dijo que "Virunga" retrata una amenaza "al menos en una parte" del parque pero no estaba claro que los santuarios de los gorilas estarían directamente amenazados por las actividades de la empresa petrolera.

"Es una película que vale la pena ver", dijo Richter. Aunque agregó que algunas partes eran irregulares al "esforzarse por unir todas las piezas".

Gouby, quien actualmente reporta para AP desde el Congo, dijo que investigó la historia de Virunga porque "estaba muy claro que era un caso de interés público" y destacó la situación de una población afectada por la guerra.

"Me parece que la situación ahí es impactante y terrible, pero también está llena de esperanza", dijo Gouby. "La gente tiene mucha fortaleza".